Referencias Políticas


Versiones y realidades en el caso de Virgilio

Salvador Olvera Cruz

Sobre la decisión de Virgilio Mendoza de no buscar la gubernatura de la entidad se están tejiendo diversas conjeturas al interior de su partido, ello con la finalidad de superar culpas que desde hace tiempo se empezaron a vislumbrar, pues el alcalde fue cercado por las cúpulas de su partido a nivel local y nacional, llenándole de “piedritas” el camino.

Lo anterior se originó más que nada en respuesta a la aceptación ciudadana lograda por Virgilio en el medio colimense, porque su identificación no sólo se hacía patente en el panismo, sino en la ciudadanía, al margen de sectores de otros partidos, resultado de su trabajo y acciones acertadas en beneficio de sus gobernados.

Asimismo, en el fondo no resulta nada extraña la decisión tomada por Virgilio Mendoza, pues con su quehacer político daba muestras claras de que su tarea, llevada a cabo como alcalde de Manzanillo, le resultaría de alto beneficio para llegar a convertirse en gobernador.

Ante lo anterior, las cúpulas panistas en la entidad, con el apoyo del CEN, se dieron a la tarea de jugar como siempre lo han hecho, acodar con los gobiernos federales en turno, en busca de sus intereses muy particulares, dejando a la militancia sin derecho a manifestarse, pues siempre recurren a supuestos avances para el partido, situación que es a la inversa.

En ese sentido, se pudo observar hace más de un año que las cúpulas panistas a nivel central y local, aprovechando el mal manejo de su sucesión al frente del entonces dirigente del CDE, Raymundo González Saldaña, aprovecharon el momento para nombrar un dirigente estatal que respondiera a sus intereses y no al desempeño de su función.

Concretado lo anterior, el dirigente del CDE del PAN, al momento de acercarse los tiempos definitorios del proceso electoral, empezó a jugar el papel encomendado, pues antes de abrir espacios para los panistas con mayor aceptación y rentabilidad, y afines a Virgilio Mendoza, empezó a cerrar puertas, situación que en nada fortalecía al edil y menos al blanquiazul.

Ante esa situación, Mendoza Amezcua buscó superar el trance; sin embargo, después de esperar el tiempo razonable y marcado para definir su participación, finalmente optó abandonar su participación, pues las cúpulas panistas ya habían dinamitado en buena medida sus fortalezas de triunfo electoral.

En ese contexto, vale ponderar la capacidad política de Virgilio, quien siempre estuvo dispuesto a enderezar el rumbo, sabiendo esperar hasta el último momento con una muestra de respeto a las dirigencias panistas y a la institucionalidad.

Caso similar aconteció con la ex diputada federal y ex delegada de la Sedesol en la entidad, Esmeralda Cárdenas, quien al no ser tomada en cuenta en el presente proceso electoral, renunció al PAN, caso contrario a Virgilio, que optó por terminar su periodo como alcalde, sin renunciar al partido.

Al respecto, en la política, las traiciones y carencia de ideología se ha convertido en algo muy común; sin embargo, en el caso del PAN en Colima se avizora un futuro ya no incierto, sino sumamente catastrófico.

Una vez conocido que el senador Jorge Luis Preciado sería el abanderado del PAN, éste aceptó en una conferencia de prensa que le sorprendió que su compañero de partido, Virgilio Mendoza, declinara a buscar la candidatura del PAN a la gubernatura de Colima, a pesar de que las encuestas internas lo tenían mejor posicionado para contender por este cargo de elección popular.

Asimismo, consideró necesario que el edil porteño ofrezca una explicación de su decisión a sus seguidores. En ese mismo tenor, Preciado Rodríguez resaltó que la encuesta que se levantó días después de que el PRI designará a Ignacio Peralta como su aspirante al Gobierno local, aún en esa Virgilio Mendoza se colocaba arriba.

Igualmente, el dirigente estatal de Acción Nacional, Jesús Fuentes, aseguró que Virgilio Mendoza encabezaba las preferencias electorales por la gubernatura de Colima en las encuestas ordenadas por el partido.

El panista dijo desconocer las razones que llevaron al actual alcalde de Manzanillo a tomar la decisión de no participar en la contienda electoral por la gubernatura del estado. A pesar de que Mendoza Amezcua se encontraba al frente en las encuestas de las que tuvo conocimiento la dirigencia estatal panista para encabezar la candidatura a la gubernatura, consideró “respetable” la decisión del alcalde porteño.

Fuentes opinó que lo importante es el posicionamiento del alcalde, quien aseguró que apoyará al candidato que sea elegido por los militantes en la elección interna que el PAN celebrará el 22 de febrero. La convocatoria de Acción Nacional para registrarse a la gubernatura cierra el 14 de este mes, explicó.

Como se puede advertir, el PAN iniciará sus campañas políticas no sólo buscando vencer a sus opositores, sino también con la tarea de convencer al electorado de que la nominación de candidatos se dio en sumo apego y respecto a su militancia y ciudadanía colimense.