Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Transporte urbano inició peticiones

Muy temprano, los permisionarios del transporte urbano han dado inicio a las peticiones de siempre, sustentadas en incremento tarifario, aduciendo que la prestación del servicio les genera pérdidas.

Como es del conocimiento público, los concesionarios camioneros prestan un pésimo servicio, donde no se respetan horarios, su trato es poco amable, abandonan las rutas a la hora que disponen los propietarios de los camiones, poco o nulo aseo de las unidades, sumado esto al deterioro marcado de éstas.

En más de una ocasión se ha sabido de la presencia de organizaciones dedicadas a la prestación de este servicio, sin que las autoridades estatales les abran las puertas y se mejore el servicio.

Asimismo, vemos cómo los concesionarios han incumplido los acuerdos tomados con la Dirección del Transporte para mejorar al servicio, empezando por los horarios. Los concesionarios incumplen lo que la ley marca para la clase laborante, pues los choferes no cuentan con las prestaciones de ley, como seguro social, vacaciones y día de descanso, sin que haya alguien que les apoye en sus demandas.

Lo anterior se debe a que muchas concesiones pertenecen a funcionarios públicos y gente de dinero, tal como sucede también en el caso de las concesiones de taxis, donde los trabajadores del volante carecen de las mismas prestaciones.

Vale mencionar que el martes pasado, el presidente del Sistema Integral de Transporte (Sintra), José Luis Carrasco Mesina, dio a conocer que el gremio requiere de un financiamiento de 500 millones de pesos para adquirir 500 unidades nuevas y hacer el servicio más competitivo.

De hecho, el dirigente camionero, aprovechando el momento político que se vive, busca apoyos económicos para, según, prestar un mejor servicio, olvidándose que las concesiones se otorgan a quienes desean invertir en esa actividad, sin que haya compromiso alguno de financiarles unidades, pues en todo negocio, cada hombre de empresa crece sus actividades mediante el cuidado y ahorro de las utilidades que logra.

Igualmente, Carrasco Mesina señala que se han estado comprando unidades esporádicamente, pero también demandó analizar la tarifa actual, porque el combustible ha tenido aumentos.

El dirigente camionero no sólo pretende apoyos para adquirir nuevas unidades, sino también lo de siempre, un aumento de tarifa, sin tomar en cuenta que el mal servicio que se presta no responde a lo que se cobra.

Además, estamos ciertos que el futuro mandatario de la entidad deberá analizar muy bien el caso, pues la mayor parte de usuarios carecen de los recursos económicos para solventar su costo, razón por la que conocedor del pésimo servicio que se presta deberá sin duda abrir la oportunidad a nuevas empresas, a fin de generar competitividad.

Carrasco Mesina dio a conocer que pedirá una audiencia con el director de Transporte, para llevar a cabo un análisis del tema; “sin embargo, primero debemos agotar los nichos de oportunidad, como consultar el proyecto de movilidad urbana que tiene la Secretaría de Desarrollo Urbano y ver cómo establecer un proyecto de paraderos en la zona conurbada”.

En los hechos, los paraderos son importantes para los usuarios, pero también lo es que en éstos se informe de los horarios en que pasará cada ruta, lo que nunca han hecho; asimismo, la Dirección del Transporte debe multarles por el incumplimiento de horarios y abandono de rutas que a diario se dan.

También indicó que las unidades se tienen que rehabilitar al cien por ciento, física y mecánicamente, para atraer más usuarios, que sea más competitivo y realmente empiece a ser negocio, porque los gastos operativos de las unidades al día oscilan entre los dos mil pesos y en ocasiones ni siquiera sale para el combustible.