Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Rescate de seguridad y justicia, el reto

Los recientes acontecimientos registrados en nuestro país son algo que deja en claro la realidad que se vive, porque la población empieza a desempañar todo tipo de promesas y bienestar que cada día le alejan de la justicia y bienestar largamente predicados, ante la corrupción, impunidad e injusticias que enmarcan la vida nacional en todos sentidos.

Vivimos un momento donde es prioritario reorientar el rumbo, pues si en verdad se quiere velar con patriotismo, no se puede separar a la nación del pueblo, ya que ambos son el vértice en que converge nuestro desarrollo y bienestar, pues el pueblo está cansado de prácticas que impiden el progreso largamente anunciado y sistemáticamente incumplido.

En este reto se requiere y reclama que los gobiernos de todos los niveles, partidos políticos, medios de comunicación y sociedad en su conjunto, emprendan acciones encaminadas a poner coto a la podredumbre que enmarca la vida nacional, sustituyéndola para bien de todos, so pena de que de no proceder en ese sentido, se llegue a consecuencias lamentables.

Si bien es cierto que la violencia no es el camino para que las cosas cambien, también lo es que en tanto la corrupción, impunidad y desigualdades sociales extremas eleven la desesperanza del pueblo que ha llegado al hartazgo, y generado en consecuencia actos violentos, porque de no comprender y aceptar esto nuestros gobiernos, se desembocará en mayores rechazos en perjuicio de la nación y su gente.

Nuestras autoridades deben comprender que la negación de la realidad es el peor de los caminos para solucionar el caso, porque olvidarse de la gente en cuanto a su calidad de vida y seguir las cosas como están, es profundizar el camino de la inestabilidad generada por el divorcio entre el grueso de la población y gobiernos de todos los niveles.

Asimismo, llama la atención que durante recientemente las marchas llevadas a cabo, los reporteros de las empresas televisoras narraran a bote pronto la presencia de estudiantes “encapuchados” e incluso su número, caso a todas luces equivoco; pues sin dejar de lado su presencia, también podría darse el caso de padres de familia, infiltrados del crimen organizado, e incluso de fuerzas policiacas para denostar a jóvenes estudiantes.

Paralelamente a lo anterior, en los últimos días se ha hablado en los medios, con insistencia, que el gobierno avanza hacia el fortalecimiento de la economía nacional, asunto que sistemáticamente se ha manejado desde hace décadas, en tanto la población sigue sumida en la pobreza y miseria.

En el medio nacional ha sido estandarte permanente negar la realidad como arma política, sin tomar en cuenta que la verdad es otra, llegándose a considerar que la mentira se ha convertido en hermana gemela de la verdad.

Abundando sobre el tema, el sábado de la presente semana, el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, hizo un llamado a los Poderes de la Unión y órdenes de gobierno a redoblar esfuerzos para lograr una justicia plena y acabar con la impunidad

El secretario de Gobernación advirtió que no se permitirá se mezclen las manifestaciones legítimas para exigir justicia con actos violentos llevados a cabo por grupos ajenos al movimiento que está solidarizándose con las víctimas de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Las expresiones del secretario de Gobernación se dieron en el marco de su participación en el Encuentro Nacional de Procuración y Administración de Justicia, que reuniera a magistrados y procuradores, haciendo hincapié en desterrar inercias, acabar con malas prácticas y lograr mejores instrumentos de lucha contra el delito.

Asimismo, se pronunció porque los ciudadanos opten, como lo han hecho en su inmensa mayoría, por la vía institucional para encontrar respuesta a sus demandas, ello porque la violencia jamás será la vía para obtener justicia; por el contrario, es el respeto a las normas democráticas la vía genuina y duradera para garantizar los derechos de las personas.

Igualmente, pidió que el comportamiento de funcionarios e instituciones de seguridad y justicia sea intachable, agregando: “Asumamos que nuestra labor impostergable es el fortalecimiento del Estado de derecho, para que todas las personas en México gocen de sus garantías a plenitud y que el ejercicio de sus libertades no tenga más límite que la ley”.

Lo antes expresado sin duda es lo recomendable; pero analizando a fondo el tema, nos encontramos que esa postura ha sido la de siempre, en tanto la población pacientemente ha esperado su concreción, sin que nada de ello se lleve a la práctica.

De hecho, nadie puede negar que la situación prevaleciente en México obedece más que nada a la corrupción que impide cada día el bienestar de la gente, y la presencia del crimen organizado que genera inseguridad en todos los órdenes, llegándose a casos en que al permear a las esferas del gobierno, se complican más las cosas.

Sobre esto último, durante su mensaje, Osorio Chong recordó que el respeto a las normas democráticas es la vía genuina y duradera para garantizar los derechos de las personas, “porque sólo así podemos generar respuestas articuladas para garantizar la tranquilidad de las familias mexicanas”.

Esperemos que dicho llamamiento responda a la realidad y los gobiernos prediquen con el ejemplo;, pues la falta de credibilidad ha enraizado debido a las incongruencias.