Referencias Políticas


Salvador Olvera Cruz.-

Declinaciones y pisos parejos

Conforme se acerca la fecha en que el PRI y demás partidos políticos definan su abanderado a la gubernatura de la entidad, se generan comentarios con razón o sin ella, encaminados a dar a conocer presuntas decisiones tomadas, o en su caso, lo referente a interpretaciones de lo que determinado aspirante señala sobre el proceso electoral interno.

Al respecto, al inicio de la presente semana se dio a conocer en las redes sociales que algunos de los aspirantes a la gubernatura habían declinado a favor del presidente municipal, Federico Rangel Lozano, a fin de que fuera el abanderado del PRI a la gubernatura.

Uno de ellos era el diputado federal Arnoldo Ochoa González, quien al ser entrevistado sobre el tema, negó las versiones propagadas en las redes sociales, señalando que “las redes sociales aguantan todo, pues nadie ha dicho que ya no quiere ser”.

Al abundar sobre dicho rumor, señaló: “Eso es lo que señala una red social, que no se ajusta a la verdad, porque nadie nos ha invitado a apoyar a un aspirante; nada más hablo por mí, no puedo hablar por ningún otro compañero”.

Ochoa González dijo que esa “es una situación falsa; yo me reuní en días pasados y creo que soy de los últimos que lo ha hecho, con el delegado del CEN del PRI, Víctor Tinoco, y él me comentó que quería reunirse con cada uno de los compañeros para conocer sus puntos de vista, conocer la situación política del estado, hablar también sobre los problemas políticos que existen y las futuras elecciones, pero en ningún momento mencionó que si yo apoyaría a otra persona o si declinaría”.

En ese mismo tenor, al día siguiente, el presidente municipal de Villa de Alvarez, Enrique Rojas, negó haber declinado por otro personaje político que busca la primera magistratura de la entidad.

Paralelamente a lo anterior, el presidente municipal capitalino, Federico Rangel, manifestó desconocer la supuesta declinación de siete de los 10 aspirantes del PRI a la gubernatura.

Con las expresiones anteriores, queda claro que las declinaciones no pasan de ser una más de las “jugarretas” que regularmente se presentan en las redes sociales, en forma por demás irresponsable

En estos tiempos es cuando se dan los malos entendidos, por interpretaciones fuera de contexto a declaraciones que se hacen, situación que también viene a incidir en situaciones que en su momento pueden dar margen a juicios que generen situaciones contrarias a la realidad.

La declaración que hiciera el diputado Ochoa González, después de la reunión que sostuviera con los grupos de empresarios, industriales, dirigentes de la iniciativa privada, de la Canacintra, Canaco, Canadevi y mujeres empresarias, quienes le invitaron a que les hiciera una exposición acerca de los acontecimientos de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Al término de dicho encuentro, un reportero interrogó a Arnoldo Ochoa, acerca de cómo se ha sentido como aspirante a la gubernatura y si había visto que el gobierno trate de impulsar o proteger a alguien, o si hay una carrera pareja para los 10 aspirantes.

A lo que Ochoa González respondió: “Mire, le voy a decir con toda claridad lo que yo pienso, creo que en política nunca hay piso parejo; segundo, lo que hemos visto internamente es un proceso de mucho respeto entre los 10 aspirantes, pero empieza a haber algunas confrontaciones en las redes sociales, o entre grupos de simpatizantes y amigos que los 10 tenemos”, entre otros apuntamientos.

Ante lo anterior, Francisco Anzar respondió al diputado federal Arnoldo Ochoa que la cuerda no se va a reventar en el PRI y asegura que a todos los aspirantes a la candidatura de su partido al Gobierno del Estado se le han dado las mismas condiciones.

De hecho, en su respuesta, el presidente mal interpretó lo expresado por Arnoldo Ochoa, pues éste dijo con claridad “yo creo que en política nunca hay piso parejo”, refiriéndose al quehacer político en general, porque resulta imposible pensar que dicho piso no se vea afectado, como sucede en todo aquello en que hay una competencia, bien sea política, deportiva o comercial.

En este caso, Anzar Herrera tomó la verdad expresada como algo que sintió afectaba a su desempeño; sin embargo, la expresión de Arnoldo se sujetó a una práctica generalizada y no como denuncia a algo que se esté dando hasta la fecha en Colima.