Punto (.) Rojo


J. Baldomero Díaz Gaytán.-

Cuando faltan, exactamente, 10 meses para la elección del domingo siete de junio del 2015, al gobernador y priísta con mayor responsabilidad en el estado, Mario Anguiano, se le acerca la hora suprema de su mandato: Decidir cuál de los 10 aspirantes cuenta con su voto para la hora en que el Revolucionario Institucional designe a quien será el candidato a sucederlo en la sala oval de la Casa de Gobierno del Estado de Colima.

En la agenda política del gobernador aparecen dos conclusiones sobre el tema de la sucesión: Será candidato el que aparezca con la más alta rentabilidad electoral entre los votantes, pero sobre todo, será el nominado el que garantice un triunfo claro, rotundo e inobjetable en la elección constitucional. Y un asterisco adicional: Si se puede que quede como candidato un amigo, quien le garantice dar seguimiento a su obra de gobierno, pues mucho mejor.

En este sentido, en el escritorio personal del gobernador Anguiano, en ese espacio en donde sólo él y nadie más que él tiene acceso, aparecen tres cartas sucesorias con las que empieza a mover en su ajedrez político: El Amigo, El Alumno y El Aliado. Esas son las tres figuras que se mueven en la órbita cercana de quien, allá por el mes de enero, se sentará con el presidente Enrique Peña Nieto y el líder nacional del PRI a sellar el destino de la candidatura del tricolor al gobierno de Colima.

¿Quiénes son los actores políticos que encarnan a las tres cartas políticas?

1.- El Amigo: El Secretario de Fomento Económico, Rafael Gutiérrez Villalobos, ha estado, desde siempre, respaldando los proyectos políticos de Mario Anguiano. Su principal promotor cuando fue candidato a diputado local allá por el año 2003; fue su principal aliado cuando ganó la elección por la presidencia municipal de Colima en el 2006. Y fue su principal resorte financiero en el año 2009, cuando le ganó la gubernatura a la panista Martha Leticia Sosa Govea.

Gutiérrez es, lo dice el anecdotario político, el amigo personal más cercano de Mario Anguiano. Su cercanía y amistad personal con Rafael se debe aquélla célebre declaración que dio el entonces gobernador electo un mes antes de tomar posesión, cuando reconoció que “prefiero conservar la amistad de mis amigos que la gubernatura”.

Por eso, Rafael Gutiérrez trae línea abierta para buscar darle fortalezas a su proyecto político. Si logra crecer en el ánimo de la opinión pública, entonces tendrá todo el apoyo del gobernador en la hora de tomar decisiones. Y lo dice la regla de vida, un amigo está por encima de un alumno y de un aliado.

2.- El Alumno: El presidente municipal de Colima, Federico Rangel Lozano, es, por mucho, el alumno más destacado de la escuela política del gobernador Mario Anguiano. Es, en consecuencia, una de las piezas políticas más leales al proyecto de poder del depositario del Poder Ejecutivo.

En el año 2006, cuando Mario fue candidato a la alcaldía de Colima, el profesor Federico fue candidato a diputado local por el primer distrito de la capital y perdió ante el panista Enrique Michel Ruiz. Esa noche, dicen los que saben, Mario le prometió a Federico que siempre estaría a su lado. Esa noche, mientras uno festejaba la victoria y el otro buscaba las causas de la derrota, formalizaron una amistad personal, una tutoría personal y política que durará, dicen, para toda la vida.

En el año 2009, Federico Rangel volvió a ser candidato a diputado local y ganó la elección. Pero su encomienda duró solo un mes, pues Mario Anguiano lo nombró como secretario de Educación en las primeras horas de su gobierno. En el 2012, lo proyectó como el candidato a la alcaldía de Colima y le ganó la elección a un panista muy competitivo, como lo es Pedro Peralta Rivas.

Federico Rangel es el alumno político favorito de Mario Anguiano. “Fede”, hay que decirlo, es el único de los 10 aspirantes que lleva en su sangre política el ADN del gobernador. Por lo tanto, está entre los favoritos.

3.- El Aliado: En uno de sus primeros discursos como gobernador electo de Colima, el seis de julio del año 2009, en el búnker del PRI en Manzanillo, Mario Anguiano dijo esto: “Me da gusto estar con la gente de Manzanillo, aquí hicimos lo que nadie había pronosticado, ganarle la elección a la candidata del PAN. Y eso, estoy bien consciente, bien convencido, se lo debo a mi hermano, a mi amigo, a mi aliado, a Nabor Ochoa”.

Desde ese momento surgió una sólida hermandad política entre Mario y Nabor. Se ve una alianza fuerte, de compromisos, y sobre todo, se observa un pacto de lealtades. Mario movió cielo, mar y tierra para poner a Nabor en la fórmula al Senado y el día que el hijo de doña Nico cedió su espació en la fórmula al CEN del PRI por aquello de la cuota de la equidad de género, el gobernador comprobó la lealtad que tiene con el PRI el hoy diputado federal del Partido Verde.

Nabor Ochoa fue el principal aliado de Mario en el pasado y lo será en este proceso interno. Es una carta del gobernador, una especie de comodín que se puede utilizar si por algo se traba el proceso interno. Además, en días pasados, Ochoa López demostró que se mueve en una órbita diferente. Trae una oratoria que no se ve en ninguno de los otros precandidatos.

Así las cosas, amable lector, en la órbita de Mario, cuando faltan 10 meses para la elección del 2015, se observan tres cartas: El Amigo, El Alumno y El Aliado. Y la hora de las definiciones está cada vez más cerca.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

P. D. 1.- El próximo sábado es el cumpleaños del senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, por ello, se está anunciando una súper pachanga. No hay que ser mal pensados, pero dicen los que saben que será el destape de Jorge Luis.

Por cierto, el 22 de agosto será la lectura de su informe en el municipio de Manzanillo y un día después, el 23, en la capital del estado.

P. D. 2.- Al ver lo revuelto del escenario, los famosos delegados del PRI en Manzanillo están tocando retirada. Por lo pronto, el delegado del distrito XIII, José Juan Michel, dijo “ahí nos vemos” y en su lugar llega Federico Ramírez, quien durante muchos años había operado los procesos internos del PRI en Ixtlahuacán.

P.D.3- De última hora: Es tan grave la crisis interna en el PRI de Manzanillo, que regresa Ulises Cortés como “bombero” para unificar a las distintas corrientes del partido.

Y ni una línea más.