Punto (.) Rojo


UN GRAN BLOQUE LLAMADO MANZANILLO

ESTE DIA, CLARO QUE MANDO POSTDATAS

J. Baldomero Díaz Gaytán

Manzanillo es el motor económico no sólo del estado de Colima, sino de toda la región centro occidente del país. Aquí, en la Planta Termoeléctrica “Manuel Alvarez”, se produce la energía que consumen más de 15 millones de mexicanos. Manzanillo es considerado, a nivel global, como una de las potencias energéticas del planeta, al tener una de las plantas regasificadoras más grandes de América Latina. Además, es la capital electoral de Colima, pues aquí residen la mayoría de los votantes que tiene la entidad. Por si algo faltara, es el puerto más importante de este país y uno de los cinco más importantes del continente.

Pero la gente de Manzanillo tiene un marcado resentimiento hacia la capital del estado. A los porteños nos queda la impresión de que Colima gasta lo que aquí se produce en términos económicos. No merecemos la construcción de un museo, no tenemos ni un parque como los que tiene la zona conurbada de Colima y Villa de Alvarez, no tenemos ni una plaza comercial como la que tiene Colima. Hay que decirlo como es, Manzanillo se siente marginado, utilizado, no se siente valorado por la familia política.

En efecto, la imposición histórica que Colima ha tenido sobre Manzanillo se refleja en el ambiente político. Por ejemplo, a principios de la década de los 80’s, al puerto, el Partido Revolucionario Institucional mandó como candidato a la presidencia municipal a un político originario de Cuauhtémoc, sí, leyó usted bien, de Cuauhtémoc, a Elías Zamora Verduzco. Y en la década de los 90’s, el fenómeno se volvió a repetir, pues desde Villa de Alvarez, el PRI volvió a recetarles a los porteños la candidatura de Porfirio Gaitán Gudiño.

Nunca en la historia, jamás, el estado de Colima ha tenido un gobernador que haya nacido en Manzanillo. En 1985, Elías Zamora Verduzco llegó a la gubernatura procedente de la presidencia municipal del puerto, pero como lo hemos dicho líneas arriba, Elías era originario de Cuauhtémoc.

Lo más cerca que ha estado el puerto de aportar un gobernador fue en 2009, cuando Martha Sosa fue candidata del Partido Acción Nacional al Gobierno Estatal.

¿A qué viene este comentario? Hace un par de meses, la empresa Percepción Ciudadana, que se dedica a realizar estudios de opinión pública y que tiene su sede en la ciudad de Guadalajara, realizó un sondeo sobre la percepción de los porteños en materia política. Un abrumador 98 por ciento de las opiniones reflejaron el sentir de la gente de Manzanillo: “Todos los actores políticos originarios de Manzanillo se deben unir para lograr lo que nunca se ha conseguido, que tengamos en Colima un gobernador porteño”.

En el proceso que se vive, en los partidos políticos más importantes de la entidad, hay cuatro manzanillenses con posibilidades de participar en la elección del primero domingo de junio del 2015: Nabor Ochoa y Rogelio Rueda, por el PRI; Virgilio Mendoza y Martha Sosa, por Acción Nacional.

Hasta donde se sabe, un poderoso grupo de empresarios del puerto, la mayoría del área portuaria, han venido convocando a reuniones individuales con cada uno de los cuatro precandidatos y han sembrado en los aspirantes una inquietud: Es la hora de que Manzanillo tenga un gobernador. Sea del partido que sea, hay que respaldar al candidato o candidata de su respectivo partido político y acreditemos en la práctica, la fuerza que tiene Manzanillo.

Ahí queda sobre la mesa de las discusiones públicas el tema. La gente de Manzanillo, los empresarios, los políticos, los líderes sociales, todos, están buscando que la clase política se una y empuje en un mismo sentido. El clamor es general: Si no llega un gobernador porteño a la Casa de Gobierno de Colima, entonces Manzanillo seguirá con su dinámica de los últimos años: Que el puerto genere el dinero y que otros municipios sean los que disfruten esos recursos.

En el 2015 parece que tenemos al alcance de la mano la hora de Manzanillo. Y para eso, se están dando los primeros pasos para que la familia política se ponga de acuerdo. Parece, queda la impresión, de que a todos los precandidatos les queda claro que el próximo año es el tiempo de Manzanillo. Pero bueno, como siempre, tenemos que insistir en la tesis de que eso sólo parece.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- Vayan mis condolencias para el periodista Pedro Velásquez Campos por el infortunado deceso de su señora madre, la señora María Guadalupe Campos, acaecida el pasado fin de semana en San Francisco, California. Pedro tiene una carrera periodística de 10 años en Manzanillo y ha sabido cosechar amigos en todos lados. Lo acompañamos en esta pena.

Y ni una línea más.