Punto (.) Rojo


J. Baldomero Díaz Gaytán.-

 

En el escritorio de Gustavo Madero, líder nacional del PAN, se encuentra un fólder que contiene toda la información política clasifica de lo que sucede en el estado de Colima. Son datos que se encuentran, obviamente, respaldados por los números de algunas encuestas que se han aplicado en la entidad. Ahí se concluye que “con una buena candidatura, Acción Nacional tendría enormes posibilidades de ganar la elección del año 2015”.

En los últimos 17 años, en las elecciones que se han realizado en el estado de Colima, el Partido Acción Nacional se ha quedado muy cerca de ganar la gubernatura. En 1997, Enrique Michel Ruiz le dio un susto mayúsculo al candidato del PRI, Fernando Moreno Peña. En la elección extraordinaria del 2003, Gustavo Vázquez Montes le ganó por muy poco margen al candidato de la alianza “Todos por Colima”, que encabezó Antonio Morales de la Peña.

En la elección extraordinaria del 10 de abril del año 2005, el entonces candidato del tricolor, Jesús Silverio Cavazos Ceballos, ganó por menos de 10 mil votos al abanderado del PAN, el entonces alcalde de Colima, Leoncio Morán Sánchez. En los comicios generales del año 2009, Mario Anguiano Moreno venció por casi 15 mil sufragios de diferencia a la nominada por Acción Nacional, Martha Leticia Sosa Govea.

¿Qué le ha faltado al PAN en el estado de Colima para lograr la alternancia en el poder? La respuesta es de lectura simple y a ella han llegado los altos jerarcas del partido azul en el país: Unidad. En todas las elecciones anteriores en donde han podido ganar la gubernatura, han llegado colapsados al día de la elección. O lo que es lo mismo, en todas elecciones anteriores, el PRI ha sembrado esquiroles en las entrañas del panismo local.

Por eso la primera regla que ha enviado Gustavo Madero a manera de orden es: Vamos a jugar en el 2015 con las mejores cartas, con los más reconocidos socialmente, pero también, con los que acrediten una mayor rentabilidad en las urnas. El primer paso es no dividir más al partido y a los militantes, por eso es que, desacatando una sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, se cancelan las elecciones del nuevo presidente del partido. Es mejor pagar una multa económica al Tribunal que seguir dividiendo a las huestes panistas.

La segunda parte de la operación, la que ya está en marcha y que tendrá su día clave a finales del mes, en algún lugar de la capital del estado: Se van a reunir todos los liderazgos del partido para limar asperezas, para definir estrategias, para darnos cuentas de que “estamos en condiciones de cumplir el anhelo de miles de panistas en Colima”: Sacar el PRI de la sala oval de Casa de Gobierno.

¿Quiénes son los que se reunirán para hablar del futuro del partido y obviamente, del de las candidaturas? Estarán las vacas sagradas del panismo como Antonio Morales de la Peña, Martha Leticia Sosa Govea, Jesús Carlos Dueñas Llerenas, Víctor Manuel Torres Herrera, Esmeralda Cárdenas Sánchez, Brenda del Carmen Gutiérrez Vega, Adán Blanco Campos, Remedios Olivera Orozco.

También tienen cabida los panistas de rancio abolengo, como Leoncio Morán Sánchez, Pedro Peralta Rivas, Virgilio Mendoza Amezcua, Jorge Luis Preciado Rodríguez, Patricia Lugo Barriga, Gina Rocha, Gabriela Benavides Cobos, Gretel Culin Jaime, Salvador Fuentes Pedroza, Héctor Insúa. Y la orden es precisa, directa: Júntense, reúnanse, platiquen y pónganse de acuerdo.

Pero… En el expediente del caso Colima, el CEN del PAN tiene clara una verdad inocultable: “Hay que aprovechar la división que se podría generar en el interior del Revolucionario Institucional, en donde, de acuerdo con un análisis, se visualiza que el candidato del presidente Enrique Peña Nieto, y en consecuencia del CEN del PRI, no es el mismo del gobernador Mario Anguiano Moreno y de las estructuras del Comité Estatal del Tricolor”.

Dicho en lenguaje llano, la clave de la elección, desde la óptica del CEN del PAN, gira en un doble sentido: Por un lado, aprovechar la división que se ve venir en el PRI con la definición del candidato a la gubernatura del estado. Y en la otra cara de la moneda, que el PAN no se fracture en su proceso interno.

Por eso que nadie se haga bolas, en el CEN del PAN quieren planchar el escenario para una candidatura de unidad. Y si viene Jorge Luis Preciado como el abanderado de Acción Nacional, entonces la conclusión lleva un asterisco: “Colima, estado factible de ser negociado por el Comité Ejecutivo Nacional”.

Insistimos, nunca como hoy, el riesgo, el fantasma de una concertacesión política se había sentido tan intenso en Colima. Y si no, al tiempo.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

P. D. 1.- Ayer, en el lugar conocido como “Checos Bar”, se selló la alianza entre Francisco Zepeda y el ex líder de la comunidad de Campos, Guillermo Topete Palomera. Mensaje directo: “Pico”, candidato a la presidencia; y “Memo”, el segundo de a bordo, como nominado a la Sindicatura.

El poder en Manzanillo se empieza a repartir sin tomar en cuenta al partido.

P. D. 2.- Y en el PAN dicen que hay un pre acuerdo: Gabriela Benavides Cobos como candidata a la presidencia municipal, como aspirante a síndico Iván Rodríguez Sosa y como primera regidora Gabriela Sevilla Blanco. Como candidata a diputada federal Gretel Culin Jaime.

Parece, queda la impresión de que en el PAN se están poniendo de acuerdo.

P. D. 3.- Hace unos días, en las albercas de “Los Manantiales”, el estibador Pedro Padilla dejó en claro que “·buscará, una vez más, la dirigencia de la Unión de Estibadores y Jornaleros del Pacífico”. La elección es en septiembre.

Y ni una línea más.