Punto (.) Rojo


J. Baldomero Díaz Gaytán.-

JOAQUIN NAVARRO… ¿CANDIDATO INDEPENDIENTE?

Y ESTE DIA, CLARO QUE SI MANDO MIS POSTDATAS

A finales del año 2005, cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) estaba en la búsqueda de un candidato para la presidencia municipal de Manzanillo y enfrentarlo a quien sería el delfín del entonces alcalde Nabor Ochoa López, el en ese tiempo gobernador Silverio Cavazos me hizo una pregunta y un comentario, mismos que hoy salen como eje de debate político:

“¿Tú crees que el doctor Joaquín Navarro sería un buen candidato a la presidencia municipal? Me lo han recomendado mucho, tiene un buen perfil ciudadano, en las encuestas aparece que la gente lo conoce poco pero tiene una buena plataforma de crecimiento”.

En efecto, a finales del año 2005, el entonces priísta con mayor responsabilidad en el estado pensó seriamente en lanzar como candidato del PRI a la alcaldía de Manzanillo a un ciudadano que no tuviera vínculos con su partido, pero que representará los intereses de los tricolores porteños.

Silverio era un convencido de que con un ciudadano podría ganarle la elección a Nabor y a quien fuera candidato del PAN a la presidencia municipal, cualquiera de los dos diputados azules de aquéllos tiempos, Francisco Santana Ochoa, del distrito XII, y José Antonio Alvarez Macías, del distrito XIII.

Al final, como lo consigna la historia, el candidato de Nabor fue Virgilio Mendoza Amezcua y Silverio tomó la decisión de enfrentarlo con Alejandro Meillón Galindo. Fue el proceso electoral que se caracterizó por el éxodo de “Pancho” Santana y sus huestes, comandadas por Patricia Morán, a las filas del Revolucionario Institucional.

Ha pasado casi una década desde aquellos años en los que el nombre del médico oftalmólogo Joaquín Navarro Boronat apareció en los expedientes del Revolucionario Institucional. Desde siempre se ha sabido que le gusta, que le interesa la política, y hoy más que nunca, entre su red de amigos está corriendo la versión de que “le gustaría participar en la elección que viene, apareciendo en las boletas electorales como candidato independiente a la presidencia municipal de Manzanillo”.

Por ello llamó la atención una comida que se realizó el día de ayer, en donde, con el pretexto de celebrar su cumpleaños, el doctor Navarro se reunión con varios líderes morales de la sociedad de Manzanillo. No se habló de proyectos políticos, pero sí queda claro que el doctor tiene ganas, deseos, tiene, como se dice en el lenguaje popular, “el gusanito” de participar en la elección que viene, la del primer domingo de junio del 2015.

Vamos viendo los nombres de los amigos a los que convocó Joaquín Navarro a su fiesta de cumpleaños:

El empresario Fernando Adachi Koyama, líder de los comerciantes del Centro Histórico de Manzanillo; el capitán José Luis de los Santos; los empresarios del ramo portuario Mario Herrera y Jesús Aldrete; el profesor Luis Antonio Barbosa Zamora; el ex presidente del PRI y ex diputado local Héctor Cruz Pineda Lugo; el ex tesorero municipal, Abel Alejandri Alonso; el ex director de Seguridad Pública, Sergio Gudiño Pelayo; el contador público Guillermo Adame; el ex regidor Pedro Figueroa Fuentes; el ex líder de la Alianza de Taxistas, Juan Maldonado Mendieta; y los conocidos empresarios Nicolás Figueroa y Francisco Cázares.

No hay que hacernos bolas, en el proyecto personal del doctor Joaquín Navarro está muy latente, muy vigente la idea de ser candidato independiente a la presidencia municipal de Manzanillo en las elecciones del próximo año.

Si se decide a participar, si cumple los requisitos que marca la ley electoral, entonces va a ser un rival complicado. Porque tiene el arraigo, la popularidad y el carisma como para convertirse en una agradable sorpresa en el proceso electoral que se avecina.

Y si no, al tiempo.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- Una reflexión para lectores “agusados”: Ya se dio cuenta que tres de los últimos cuatro alcaldes que ha tenido Manzanillo son los que se están disputando, con todo, regresar a la silla principal de la sala oval de la presidencia municipal.

Lo dicho, Manzanillo es, por mucho, el más atractivo premio de consolación en el proceso electoral del 2015.

Y ni una línea más.