Punto (.) Rojo


J. Baldomero Díaz Gaytán.-

El viernes cuatro de abril de este año, unas horas después de que tomaba posesión como nuevo director de la Administración Portuaria Integral (API) de Manzanillo, el vicealmirante Rubén Bustos Espinosa reunió en su oficina a los altos mandos de la dependencia y ahí fijó las nuevas reglas de la funcionalidad de la dependencia: “No vengo a inspeccionar el trabajo de nadie, aquí, de acuerdo con la información que tengo, labora gente altamente profesional y capacitada; por lo tanto, los conmino a dar su mejor esfuerzo para lograr que Manzanillo siga siendo el puerto más importante de todo el país en lo que se refiere al movimiento de carga. Cuento con ustedes y ustedes cuentan conmigo”.

Fue un discurso breve, sin preámbulos y sin conclusiones, simplemente el vicealmirante Bustos Espinosa lanzaba una invitación que se convirtió en orden: “Los conmino a dar su mejor esfuerzo para lograr que Manzanillo siga siendo el puerto más importante del país en el movimiento de carga”.

La llegada de Bustos, hay que recordarlo, se dio en medio de una escandalera política por la salida de Jesús Orozco Alfaro, quien había encarpetado el cargo de director de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo con el de coordinador general de la precampaña del diputado federal Nabor Ochoa López para convertirse en candidato de la alianza PRI-Partido Verde al Gobierno del Estado.

A dos meses de distancia de la salida de “Chucho” Orozco de la dirección general de la API Manzanillo las reglas del juego cambiaron: Hoy, el grupo de aliados de Nabor Ochoa siguen laborando en la dependencia; sin embargo, dejaron de ser activos proselitistas de un proyecto político y se convirtieron, de golpe y porrazo, en profesionales del puerto más importante del país. Sus logros ya no se miden por las alianzas o los votos que consiguen, su rendimiento se mide, estrictamente, con parámetros de productividad.

Desde luego que poco a poco se empiezan a ver los resultados: Por ejemplo, hace unos días, se reunieron en un conocido restaurante de la ciudad varios de los hombres más poderosos de la comunidad portuaria, quienes reconocieron que “en este año podemos alcanzar la meta de los dos millones y medio de contenedores movilizados. Con la puesta en marcha de Contecon, es obvio que Manzanillo se reafirma como el puerto más importante de México y con serias posibilidades de entrar al top tres de los mejores del continente americano.

Hoy, a dos meses de distancia de la llegada de Rubén Bustos como director de la API Manzanillo, los resultados son halagadores pero las perspectivas de futuro son todavía más optimistas: La API dejó de ser la casa de campaña de un proyecto político y se confirma como el soporte más importante de la economía regional. El puerto de Manzanillo, hay que escribirlo como es, es el bastión que mueve la economía del estado de Colima.

Por eso es digno de resaltar que la API de Manzanillo se haya salido de las rutas de la promoción política. Lo que representa Administración para el puerto de Manzanillo es más importante que cualquier proyecto político.

Vamos a los números: La API genera, tan sólo en impuestos, más de 40 mil millones de pesos al año. Y el presupuesto global anual del estado de Colima apenas si alcanza los 10 mil millones de pesos.

De acuerdo a los datos que circulan en las revistas especializadas, el valor de la carga que se mueve en el puerto de Manzanillo de manera anual supera los 400 mil millones de pesos, algo así como 30 mil millones de dólares.

Por eso, el puerto de Manzanillo hay que cuidarlo, hay que blindarlo de los vicios que genera la actividad política.

Rubén Bustos está cumpliendo con la encomienda que le dieron en las altas esferas del poder político de este país. El puerto de Manzanillo está por encima, muy por encima de la grilla política doméstica.

Y eso, sin duda, a todos nos queda claro.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P. D. 1.- Dicen que en el grupo Manzanillo ya están listos los nombres de quienes serán sus propuestas para las diputaciones locales en el 2015: Neftali Alonso por el distrito 12 y Sergio Sánchez Ochoa por el 13 son los que están amarrados.

P. D. 2.- Durísimo el enfrentamiento entre SSA México y Contecon, los dos monstruos de la actividad portuaria en este país. Dicen que entre ambos colosos están logrando que más rápido de lo que canta un gallo, la empresa Timsa se salga del mapa de competencia en el puerto de Manzanillo.

P. D. 3.- Y de última hora: Ayer se dio de baja a muchos trabajadores de la API Manzanillo. Para mayores datos, la mayoría de los despedidos estaban plenamente identificados como seguidores políticos de Nabor Ochoa López y de Jesús Orozco Alfaro. En política, al buen entendedor, pocas palabras.

Y ni una línea más.