Punto (.) Rojo


Un recuerdo en memoria de mi Amigo “Moy”

Y este día, claro que sí mando mis postdatas

  1. Baldomero Díaz Gaytán

Los recuerdos más gratos que tengo de mi niñez son los abrazos de mi madre doña Josefina Gaytán Moreno, los cuidados de mis tías Cuca y Magdalena y los regaños de mi abuelo Don Pablo Gaytán Martínez. Y desde luego, aquellas tardes inolvidables acompañado de mis amigos en donde nos pasábamos horas y horas jugando futbol en la calle Primo de Verdad o en la cancha de la escuela Adolfo López Mateos en la capital del estado.

Cómo olvidar a los que integrábamos el equipo de futbol del barrio Jesús “El Abuelo” Lepe Guzmán, su hermano Sergio y los hermanos Luis Alberto y Moisés Hernández González. Nosotros cinco compartimos muchas glorias deportivas, muchos momentos agradables, muchos fines de semana de convivencia, pero sobre todo, una amistad que se ha prolongado a lo largo de casi 50 años.

Y los que nos cuidaban, los que nos educaban, los que estaban al pendiente de que creciéramos por el buen camino fueron dos hombres a los que les viviré agradecido toda mi vida: Don Moisés Hernández Luna y Don Antonio Cervantes. “Moy” y “Toño”, “Toño” y “Moy”, los dos conserjes de la escuela primaria Adolfo López Mateos, dos personas íntegras, dos hombres que se ganaron el respeto y el corazón de todos los que vivíamos en el barrio. Dos pilares morales de lo que hoy se conoce como el barrio de la calle Primo de Verdad.

Hace un par de años murió don “Toño”. Por cuestiones de trabajo no pude estar en sus funerales. Fue un buen hombre, un bohemio, un poeta. Recuerdo que cuando tenía 13 años, don Toño me ayudó a escribir un poema con el que gané un concurso de declamación a la madre en la secundaria Enrique Corona Morfín. “El señor Dios de los Cielos, no me regaló un tesoro, pero me mandó el consuelo, con una madre que adoro”, así decía la poesía. No pude verlo en su partida, pero hasta donde esté, muchas gracias don “Toño”.

Y ayer me sorprendió la noticia de la muerte de Don Moisés Hernández Luna. Con don “Moy” me unen muchas historias trascendentes de mi vida. El me consiguió el primer permiso de mi madre, doña Jose, para poder jugar en un equipo de futbol en la liga infantil, con el Camino Real. Gracias a él aprendí a jugar dominó en sus dos modalidades “en el pase y en el decimales”. Con “Toño” y con “Moy” me iba de cacería, de pesca e incluso, orientado por ellos, en una ocasión logré atrapar una tarántula, en una tarde que fuimos a los chacales en las riberas del popular río Salado en la capital del estado.

Recuerdo aquellas tardes de la bohemia en donde don “Toño” me regalaba un cigarro, “un delincuente”, les decía en tono coloquial a los “Delicados”. Y también con ellos, mientras jugaba una partida de dominó, me tomé por primera vez un alipús, una cubita de mezcalito con bebida de toronja.

Tuve una niñez y una adolescencia feliz, muy feliz. Y no tengo con qué agradecerle a mi familia y a mis amigos del barrio, “Chuy” y Sergio Lepe, Moisés y Beto Hernández, a los amigos de la calle Manuel Gallardo, a Jaime Navarro “El Búho”, a Raymundo “El Llavero” quien se nos adelantó en el viaje sin retorno, a Ezequiel, a los Cevicheros, a Beto Rosas Padilla, a Ricardo Pérez López. A todos ellos, es el momento de mandarles un abrazo afectivo porque fuimos parte de una misma generación, fuimos parte de una misma familia urbana.

Don Moisés Hernández Luna ya no está con nosotros. A su esposa doña Clementina y a sus hijos Martha, Alberto, Moisés, Alejandra y José Hernández Luna vayan mis condolencias y las oraciones para que encuentren pronta resignación ante la pérdida. Y decirles que su padre fue un gran hombre, un buen hombre que nos ayudó mucho a todos los que tuvimos la oportunidad de conocerlo. Se fue “Moy” y se fue triste, porque no pudo ver a su Cruz Azul campeón en los últimos 19 años. Fue el más leal de los seguidores de la máquina, se va con la cruz de su equipo tatuada en el pecho.

Y a mi amigo “Moy”, hasta donde estés, muchas gracias por cada momento de amistad que nos regalaste. Hoy y siempre te estaré eternamente agradecido y esta será la única vez que lo digo…. Me habría gustado tener un papá como tú. Buen viaje “Moy” y algún día volveremos a vernos. Descansa en paz.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

  1. D. 1.- Y otro que se nos adelantó en el camino sin retorno fue el periodista gráfico Daniel Huerta Palomino. Fue fotógrafo de varios medios de comunicación y un hombre reconocido y respetado. Vayan mis condolencias a sus hermanos, dos grandes amigos, también profesionales de la lente, Eusebio y Amado. La familia Huerta, junto con los Medina, son los símbolos del periodismo fotográfico de la entidad.
  2. D. 2.- No cabe duda que Gabriela Benavides Cobos es el alma de los Miércoles Ciudadanos. Ayer no estuvo presente en el casino de la feria, pues se trasladó a la ciudad de México para atender temas propios de su encargo. Y el Miércoles Ciudadano no fue el mismo, los funcionarios municipales hacen el mejor de los esfuerzos, pero sin Gaby, simple y llanamente, el día de atención a la gente no es el mismo.
  3. D. 3.- El gobernador Ignacio Peralta le metió el sentimiento de la preocupación a la agenda pública. Salió a los medios de comunicación a comentar que “para poder salir adelante de los compromisos de fin de año, necesitamos 700 millones de pesos. Estamos buscando los mecanismos adecuados para no solicitar un crédito, pero tenemos que reconocer que la situación está muy complicada”.
  4. D. 4.- Y quien también nos dio malas noticias el día de ayer fue el presidente de la República Enrique Peña Nieto. Nos dijo sin ningún pudor que “no tenemos ningún acercamiento ni con Donald Trump ni con nadie de su equipo”. No hay duda, se vienen tiempos complicados con el señor Trump en la Presidencia de los Estados Unidos. Por lo tanto, la mayoría de los mexicanos estamos pensando lo mismo… “Urge reactivar a Luis Videgaray”.

Y ni una línea más.

Se el primero en comentar en "Punto (.) Rojo"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.