Punto (.) Rojo


José Narro ¿El caballo negro del PRI del 2018?

Y este día, desde luego que mando postdatas

 Baldomero Díaz Gaytán

Carlos Loret de Mola y Jorge Fernández Menéndez son dos de los periodistas más y mejor informados de este país. Y en sus colaboraciones de hace unos días dejaron una sospecha en el aire: El secretario de Salud del gobierno federal, José Narro Robles, “está muy metido en el ánimo del presidente Enrique Peña Nieto y podría ser el caballo negro del PRI y quedarse con la candidatura del tricolor a la Presidencia de la República en el 2018”.

Primero transcribo algunos párrafos de la columna que publicó Loret de Mola en el periódico El Universal:

“Ronda los setenta años, pero conecta con los más jóvenes. Es de izquierda, pero funciona dentro del sistema político. Es liberal, pero no rupturista. Empuja a favor del partido en el poder, pero le gusta hablar de pobreza y desigualdad. Puede pasar por antiestablishment aunque cobre en el establishment.

Comparten estas características dos personajes, un estadunidense y un mexicano.

Uno es Bernie Sanders, senador. Fue precandidato presidencial y casi le roba la nominación a Hillary Clinton. Tras la derrota ante Donald Trump, lo más seguro es que el Partido Demócrata quede bajo control de Sanders y sus afines.

El otro es José Narro Robles, secretario de Salud del gobierno federal de Enrique Peña Nieto, a quien el propio Presidente de México ha tratado de incluir en la baraja de la sucesión en 2018, inspirado sin duda en la revolución política que desató Sanders en Estados Unidos.

Narro es un médico formado en la estructura de la Unam y en diferentes cargos de administración pública, siempre con gobiernos priístas. No ha defendido como Sanders posiciones radicales de izquierda.

Pero son figuras que estaban al margen de los reflectores. Y el camino reciente de Sanders fue modelo para meter a Narro en la carrera mexicana.

Y a quién le dan pan que llore. Narro ya está en el reflector: Baila sabrosamente en los spots oficiales para prevenir el cáncer de mama, monta en bicicleta con licras de la Unam para promover el cuidado del ambiente y eleva al más alto rango de la seguridad sanitaria a la obesidad, el sobrepeso y la diabetes, que golpean a 70% de las familias mexicanas, causándoles temor de muerte y quiebra financiera. De ese tamaño es el impacto popular.

Narro fue rector de la Unam y aprueba con honores el aplausómetro si visita el estadio de CU durante un partido de los Pumas. Eso lo mantiene vigente en un público que naturalmente no se inclina por el PRI.

El año pasado se habló de que el presidente Peña Nieto alentaba la posibilidad de que Narro fuera candidato independiente a sucederlo o aspirante a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por el PRI. Ahora, cada vez se le menciona más como el posible caballo negro del tricolor.

A sus 67 años de edad, Narro se mueve cómodo entre millennials. No se le conocen escándalos de corrupción y si su corazón político late a la izquierda, se cuadra con el presidente Peña Nieto, el PRI, el sistema. Tiene la flexibilidad para parecer antiestablishment pero dar las garantías a los poderes establecidos”

Y en su columna que publica en el periódico Excélsior, el periodista Jorge Fernández Menéndez también hace referencia a la misma historia. Concluye en la idea de que el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y actual secretario de Salud es una de las cartas tapadas del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para jugar en la sucesión del 2018, en donde el Revolucionario Institucional tiene, de acuerdo a la realidad del presente, muy pocas posibilidades de conservar el poder.

Dice Fernández que “Narro es un hombre con una amplia experiencia política en ámbitos ejecutivos, Narro no es un hombre de partido, aunque una de las responsabilidades más importantes de su vida se la dio Luis Donaldo Colosio cuando lo designó presidente de la Fundación Siglo XXI. Narro tampoco enarbola un discurso de Izquierda retro, pero sí se convierte en un personaje atractivo enarbolando las mismas tesis que fueron abandonados hace años por la propia izquierda democrática. José Narro Robles es un hombre de una ideología de izquierda liberal moderna”.

Eso es lo que escriben dos de los periodistas más influyentes de este país. Narro Robles podría estar ya en la recta final de aspirantes a la candidatura presidencial del PRI. ¿Y por qué escribimos de este tema? Por una razón sencilla: José Narro tiene dos amigos cercanos, cercanísimos en Colima, el primero es José Fernando Rivas Guzmán, su compañero de luchas y uno de sus amigos más entrañables. El otro es el doctor Carlos Salazar Silva, actual secretario de Salud y quien se ha ganado la amistad, la simpatía y la confianza del ex rector de la Unam.

Por lo tanto señoras y señores hay que estar atentos con la figura de Narro Robles. Y sin duda, sus representantes, sus aliados en Colima serían Pepe Rivas y Carlos Salazar. Los dos, aunque muchos no lo quieran reconocer, dos pesos completos, dos pesos pesados de la actividad política en Colima.

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

  1. D. 1.- Ayer estuvo en las Islas Revillagigedo el presidente Enrique Peña Nieto, quien habló largo y tendido con el gobernador Ignacio Peralta. Nunca como hoy, Colima había necesitado tanto del apoyo del jefe de las instituciones en este país. Colima está colapsado económicamente y eso lo sabemos todos.
  2. D. 2.- Saludé hace unos días al ex alcalde de Minatitlán, Alejandro Mancilla, quien en tono enérgico nos comentó “estamos listos para lo que venga en el ambiente político. Nosotros sabemos trabajar, sabemos hacer las cosas y desde luego que estamos listos para atender el llamado de nuestro partido”.
  3. D. 3.- Ayer tuve oportunidad de charlar con el senador Jorge Luis Preciado, quien me comentó textual: “Los que apoyaron a Nacho en la elección extraordinaria del 17 de enero son los mismos que ahora se quieren quedar con el PAN para ponerlo en manos del gobernador. La decisión está en las manos de los panistas”.

Y ni una línea más.

Se el primero en comentar en "Punto (.) Rojo"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.