Punto (.) Rojo


MANZANILLO, SIGNOS DEL CAMBIO CLIMATICO

ESTE DIA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

J.Baldomero Díaz Gaytán

 

Rubén Barbosa Santos es un experto en temas de cambio climático. Durante más de dos décadas ha participado en organizaciones ambientalistas como Greenpeace y ha cursado diversos postgrados en donde el tema central de sus estudios es el efecto de invernadero. Nació en Manzanillo, pero desde hace tres décadas radica en Los Ángeles, en el estado de California, de Estados Unidos. Su familia es de Camotlán de Miraflores y tuve oportunidad de conocerlo hace siete, quizás ocho años, cuando Silverio Cavazos se reunía con los colimenses radicados más allá de nuestras fronteras.

Hace unos días tuve oportunidad de conversar con él y hablamos de los efectos que por el cambio climático se están presentando en Manzanillo: “El año pasado ya tuvimos la primera prueba de lo que puede pasar. Frente a las costas de Colima se formó el huracán más violentó de que se tenga memoria en la historia de ese planeta. Fue el ciclón ‘Patricia’, que alcanzó la categoría cinco plus en la escala Saffir Simpson y sus vientos alcanzaron los 300 kilómetros por hora. Por uno de esos extraños caprichos del destino o por un milagro, si nos atenemos a la teorías divinas, el huracán no dejó muertes, pero ya quedó constancia del tipo de súper huracanes al que nos enfrentaremos en el futuro”.

Continúa con sus relatos que, más que otra cosa, parecen premoniciones de las tragedias que se vienen para Manzanillo en el futuro de muy corto plazo: “Me estaban contando mis amigos meteorólogos que se está sintiendo la temporada de calor más alta de que se tenga registro. Me dicen que a principios de julio el termómetro alcanzó los 43 grados centígrados, pero, con la sensación térmica, se sentía una temperatura ambiente de 45 grados. En Colima no estamos acostumbrados a esas temperaturas y en consecuencia, los efectos de los calores en la salud pública los vamos a empezar a ver en dos o tres años, en donde, sin duda, habrá un notorio incremento en el número de enfermos con problemas respiratorios”.

Agrega Rubén Barbosa: “Pero no es todo… ustedes deben de recordar que el pasado mes de marzo, sí, en marzo, en pleno tiempo de la primavera, en Manzanillo se registró la temperatura más baja de la historia, pues el termómetro marcó los 11 grados centígrados. Estos indicadores, el de calor y frío, son una prueba irrefutable de que el cambio climático ya nos está afectando en las costas de Colima. Y lo más delicado es que ni la sociedad ni el gobierno han podido desarrollar las políticas públicas para enfrentarnos a lo que viene. El efecto de invernadero ya lo tenemos encima y no hay forma de evadir sus efectos”.

En medio de la charla le pregunto… ¿Cuál es el escenario más crítico al que nos vamos a enfrentar en Manzanillo? Y me da dos respuestas: “Por un lado, el gobierno debe evitar a toda costa que se seque la laguna del Valle de Las Garzas, ese es el principal pulmón de la ciudad. Si esa laguna se seca, entonces el aumento de la temperatura sería en promedio de 3.5 a 4 grados. Es decir, si se seca esa laguna, entonces la gente de Manzanillo tendría que acostumbrarse a vivir en una temperatura promedio de 30 grados centígrados por las noches y 46 grados durante el día, sería muy complicada la convivencia urbana.

“Pero lo que más debe preocupar a las autoridades es el deshielo de los casquetes polares y la consecuente elevación de los niveles del océano. En Manzanillo, si el efecto del cambio climático sigue como hasta ahora, en 40 años no existirá el populoso Valle de Las Garzas ni Las Brisas ni las colonias Fovissste, Infonavit, ni tampoco parte de Salagua ni Santiago. Cuando comento esto en las conferencias mucha gente se ríe, pero estamos ante una realidad que no es atendida por los gobiernos y que tampoco es escuchada por la sociedad. Los efectos del fenómeno de invernadero ya los estamos viendo, los estamos sintiendo y por desgracia, son muy pocos los que están actuando en consecuencia”.

Para Rubén Barbosa, “el problema de Manzanillo en su futuro de corto plazo no es la inseguridad, no es la violencia, no es la crisis económica, no, el verdadero problema es el cambio climático y el día que nos impacte un ciclón como ‘Patricia’, ese día entenderemos la realidad de la fuerza de la naturaleza”.

Hasta ahí la charla con Rubén Barbosa. Podemos creer o no en sus premoniciones, pero la contundencia de la realidad nos hacer concluir que, aunque nos duela, las frases del ambientalista están llenas de verdad y de razón… ¿O no es así, amable lector?

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

P.D. 1.- En los últimos días Virgilio Mendoza ha dicho dos verdades de a kilo: Primero, por estatutos, está fuera del PAN, no hay necesidad de que lo expulsen. Y segundo, que Gabriela Benavides es el principal activo electoral que tiene Acción Nacional en Colima. Habrá que estar a la espera para ver en qué termina esta historia.

P.D.2- Ayer subieron, de nueva cuenta, las tarifas eléctricas y las gasolinas. No cabe duda, desde el Gobierno de la República insisten en incrementar la irritabilidad social. Con este tipo de decisiones, desde ahora pronosticamos que en el 2017 el PRI volverá a ser barrido en las urnas, igual como sucedió en las elecciones del pasado cinco de junio.

P.D.3-Una pregunta boba para lectores “agusados”: ¿Quiénes son los principales promotores de la Cnte en el municipio de Manzanillo? Hay que tenerlo en la lista, porque son los que, entrando a clases, promoverán los paros y las suspensiones de labores. Por eso desde ahora hay que poner sus nombres en la agenda pública.

Y ni una línea más.