Punto (.) Rojo


JORGE LUIS: SIN TIEMPO PARA LA RECONCILIACION

Y ESTE DIA, CLARO QUE SI MANDO MIS POSTDATAS

 

  1. Baldomero Díaz Gaytán

 

Una de las frases célebres de nuestro tiempo explica que “los caminos del infierno están pavimentados de buenas intenciones”. Y así se ve, en el presente, la realidad por la que atraviesa el Partido Acción Nacional (PAN) en Colima. Existen, de parte del virtual candidato al Gobierno del Estado, Jorge Luis Preciado Rodríguez, las buenas intenciones de reunificar al panismo, pero sólo son eso, buenas intenciones, al final del día, la fractura de las estructuras azules es irreversible.

Y es que, la realidad es implacable, el PAN perdió la elección mucho antes del siete de junio. El PAN perdió la contienda desde el momento en que muchos de sus principales liderazgos tomaron la decisión de irse a buscar nuevos horizontes políticos. El PAN perdió desde el momento en que las cúpulas se cerraron puertas, pero también, se lastimaron dignidades.

La política es el arte de ponerse de acuerdo, pero las elecciones se ganan con la extraña comprensión que se concluyen de las sumas y de las restas. En la política, lo sabemos, no aplican las matemáticas como una ciencia exacta. En la política, no aplica la regla de que dos más dos son cuatro.

En este sentido, son muchos los que se han ido del PAN, son muchos los que han partido y son muchos, también, a los que les cerraron las puertas de las oportunidades de participación política. En el PAN deben empezar la carrera por la gubernatura con una lectura demoledora: No con la pregunta de cuántos son, sino con la interrogante de cuántos faltan.

Hace seis años, durante la elección del cinco de julio del 2009, lo reconoció la propia ex candidata a la gubernatura, Martha Leticia Sosa Govea: “Hubo traiciones”. Hoy, no hay necesidad de calificar a nadie con el adjetivo de traidor. Hoy, simplemente ya no están y en política, lo dice la regla, lo dice el manual, a veces son más notorios los ausentes que los presentes.

En el año 2003, Antonio Morales de la Peña se quedó, como candidato del PAN, a 13 mil votos de ganarle la elección a Gustavo Vázquez. En el 2005, Leoncio Morán se quedó a nueve mil votos de ganarle la partida a Silverio Cavazos. Y en el 2009, Martha Sosa se quedó a 14 mil votos de distancia del hoy gobernador Mario Anguiano. Pero insistimos, en esas elecciones estaban todos los panistas juntos; hoy, son muchos los que ya se fueron, son muchos, los que ya no están.

Hoy, el PAN ya no tiene a Leoncio Morán, ya se fue como candidato a gobernador por el Movimiento Ciudadano, ya no sólo no será su aliado, sino algo peor, ahora es su adversario político, y como lo anunció en su video: Combatirá a los vicios que asfixiaron al panismo. Tampoco está Esmeralda Cárdenas, la ex delegada de Sedesol, la que operó todos los programas sociales del gobierno del presidente Felipe Calderón, también se visualiza que la tendrán como enemiga a ella y a todos los padrones de ciudadanos que se beneficiaron con recursos del calderonismo.

Ya no está Víctor Granados en Manzanillo. Ya no están los ex presidentes municipales Ernesto Márquez y Beatriz Izunsa en Armería. Y es probable que tampoco esté Virgilio Mendoza, a quien de manera directa le mandaron decir “rajón” el sábado anterior durante el discurso que se pronunció afuera de la sede del Comité Directivo Estatal del PAN en la capital.

Por eso insistimos, en el PAN arrancan la campaña con conclusiones devastadoras: Deben partir desde la interrogante no de cuántos son, sino de cuántos faltan. Y los números nos dicen, que a ojos de buen cubero, entre “Locho”, Virgilio, Granados, Esmeralda y Ernesto Márquez les podrían quitar algo así como entre 35 y 45 mil votos. Mismos que no sólo se restarían al PAN, sino que muchos de ellos se podrían sumar al candidato de la alianza del PRI y del Partido Verde.

En el PAN son muchos los que se han ido. Y parece, queda la impresión de que el virtual precandidato a la gubernatura, Jorge Luis Preciado Rodríguez, ya no tiene tiempo para pactar la reconciliación política.

Pero… no sólo ya no tiene tiempo, parece que él fue causante del colapso, de la fractura política. Pero bueno, como siempre tenemos que insistir en la tesis de que eso, sólo parece.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- En los próximos días se registrará Víctor Manuel Granados Rangel como candidato del Partido Humanista a la presidencia municipal de Manzanillo. Tiene posibilidades de ser regidor.
  2. D. 2.- Pedro Peralta se registró como precandidato a la gubernatura por Acción Nacional. Sacó casi 24 mil votos en el 2012 como aspirante a la alcaldía de Colima. Es otro de los que se pueden ir. Al tiempo.
  3. D. 3.- La diputada federal panista, Martha Leticia Sosa Govea, ha comentado, en lo corto, que “no tengo intenciones de ser la candidata a la presidencia municipal de Manzanillo”. Una cosa es que no tenga ganas y otra que la propongan.
  4. D. 4.- David Díaz Valdez es el candidato de Morena a la presidencia municipal de Manzanillo. El sábado pasado ganó la elección de calle a Emanuel Valdemar. El CEN de Morena tiene que respetar a sus bases, de lo contrario, don Andrés Manuel dejará a un lado el traje de demócrata y se convertirá en el impositor. Cosas de la vida, el futuro de la credibilidad de Morena se juega en Manzanillo.

Por cierto, Héctor Lara Chávez, quien se había registrado, perdió por default porque no asistió a la elección.

P.D. 5.- Se cumplieron los pronósticos y Sergio Sánchez Ochoa fue electo candidato a la diputación local por el distrito XIII de la alianza PRI-Partido Verde. Sánchez cosecha, de esa manera, el buen trabajo realizado en los barrios y colonias durante los últimos dos años.

Y ni una línea más.