Punto (.) Rojo


PEÑA NIETO: COLIMA EN EL PROYECTO 2018

SEIS CANDIDATOS Y… ¿LA CONCERTACESION?

 

  1. Baldomero Díaz Gaytán

 

Ayer tuve oportunidad de dialogar con una amiga personal que conoce a fondo los movimientos en el búnker de poder de la residencia oficial de Los Pinos. Conocedora de la actividad política, mujer prudente, me hacía varias reflexiones sobre lo que representa la selección del candidato del PRI a la gubernatura de Colima.

Fue dura en sus conceptos, pero trato de transcribir de manera íntegra sus comentarios sobre la política colimense, más concretamente en el tema de la selección del candidato del PRI a la gubernatura.

“Mira, Baldo, la selección del candidato en Colima es obvio que pasa por las manos del presidente Enrique Peña Nieto. Para nadie es un secreto que es una facultad meta constitucional del mandatario el participar en la selección de los candidatos de su partido. El personalmente analiza los datos que le llegan desde diferentes oficinas, desde la Secretaría de Gobernación, desde el PRI Nacional, desde el Centro de Inteligencia en Seguridad Nacional, desde la Secretaría de la Defensa Nacional, desde la Procuraduría General de la República. En este momento todos los perfiles son analizados, todas las precandidaturas son investigadas y todos los escenarios políticos son estudiados por los expertos en aritmética electoral.

“En este momento, en el escritorio presidencial, están encuestas en donde se habla de quién es el más popular, quién es el mejor visto por los electores, quiéne es el que tiene mejores simpatías, quién es el más débil de carácter, quién es el más preparado profesionalmente, quién le ganaría con mayor facilidad al resto de los candidatos de otros partidos políticos, quiénes son más vulnerables ante la crítica, quiénes son los que tienen más ‘grises’, quiénes son los que mejor reaccionan ante escenarios de conflictos, quiénes son los que tienen amigos y parientes menos cuestionados. La decisión se toma de manera multifactorial, y todos esos análisis se ponen en un fólder como información clasificada para que el priísta más importante del país las lea.

“Lo importante es que los datos no se cruzan, la Sedena no tiene acceso a los del Cisen, ni el CEN del PRI a los de la PGR, ni Gobernación a los datos de las encuestas. Con todo este cúmulo de información me parece que el presidente de la República se convierte en el hombre más y mejor informado, el que tiene acceso a datos de múltiples encuestas, el que conoce las fortalezas y las debilidades de los diferentes candidatos, el que tiene acceso a información top secret tanto de sus candidatos como de los abanderados de la oposición y de esa manera es como toma la decisión y la pone en las manos del líder nacional del partido.

“¿Cómo creo que decide el presidente? Muy simple, el presidente tiene un mapa mental del país y tiene, en consecuencia, un tablero político de cómo se están moviendo los grupos políticos y sobre eso es como toma la decisión. Desde mi punto de vista no sólo son las encuestas ni el perfil, es un escenario general en donde el priísta más importante del país toma decisión en torno a la concepción que tiene del poder y, sobre todo, a cómo repartir entre los grupos ese poder.

“Po ejemplo, en el caso de la decisión que se tomará en los próximos días para la elección del candidato a la gubernatura de Colima, éste se va a decidir con base en las simpatías personales de Peña Nieto, pero también, con base en los intereses políticos del presidente, tomando en cuenta, sobre todo, la partida de ajedrez que está diseñando para el año 2018.

“Desde mi punto de vista, Ignacio Peralta Sánchez es el amigo personal del presidente y un hombre que encaja en el grupo político del secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Si Peña quiere proyectar al grupo de Videgaray rumbo a la sucesión del 2018, entonces Peralta será el candidato.

“Otro escenario es ver hasta qué punto está el compromiso político del presidente con el gobernador saliente de Colima, Mario Anguiano. Si Peña quiere conservar la alianza con el anguianismo hasta el 2018, entonces el alcalde de Colima, Federico Rangel, será el ungido por el PRI.

“Un tercer escenario que no descartaría es analizar la alianza que tiene el presidente con el coordinador de la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones. Me queda claro que el equipo del presidente está tejiendo nuevos acuerdos con Beltrones, ahí es en donde aparecen las oportunidades para Rogelio Rueda, a quien en el centro se le ve como una de las gentes de Manlio.

“Hay una cuarta opción que la representa la senadora de la República, Mely Romero Celis. Hay que ver muchas fotos que están montadas en la página de la fracción priísta en la Cámara Alta para darnos cuenta que la senadora Romero es una mujer identificada como parte del equipo del presidente.

“O qué decir del diputado federal del Partido Verde, Nabor Ochoa López. El PRI y el presidente traen un acuerdo nacional muy sólido con el Verde y hay que recordar que en las últimas encuestas, el Pvem trae el 10 por ciento de preferencias ciudadanas, es el partido que más ha crecido, la alianza con el partido del Tucán bien vale una candidatura a un gobierno del estado.

“También veo en el escenario al diputado federal Arnoldo Ochoa González, uno de los vicepresidentes de la Cámara Baja y una de las figuras institucionales del PRI. Me parece que el partido dejó de lado el discurso del ‘nuevo PRI’ y ahora está buscando políticos más maduros, más cuajados, con mayores garantías de resultados. Ahí es en donde encaja la figura del diputado Arnoldo.

“Tengo que ser drástica en el comentario, Baldo. En Colima va a ser candidato el que decida el presidente Peña Nieto, pero la decisión se dará girando en torno a los intereses y a la conveniencia del primer mandatario.

“Colima y el candidato, serán, en consecuencia, una candidatura con alianzas de mayor alcance. E incluso me atrevo a manejar una probabilidad, ¿qué tal si el PRI lanza en tu estado a un candidato o candidata para perder la elección? Hay que recordar que uno de los hombres más poderosos del PAN en el presente es el líder de la bancada azul en el Senado, es de Colima, se llama Jorge Luis Preciado y es muy buen negociador político. Y en política, te lo digo claro, todas las jugadas llevan un mensaje. El PAN tiene una factura pendiente por pagarle a Preciado, quien fue uno de los hombres claves en el tema de la aprobación de las Reformas estructurales del país”.

Hasta ahí la charla de una mujer que, insisto, conoce el teje y maneje de lo que representa la actividad política. Y me remata con dato:

“Ah y nadie en Colima va a rezongar por la decisión. Si a los de Nuevo León, con sus 15 millones de habitantes, en dos horas los pusieron de acuerdo, con mayor razón a los priístas de Colima que representan, en términos reales, poco menos del 0.5 por ciento del número de electores en el escenario nacional”.

Sin comentarios, amable lector. Simplemente una charla para la reflexión política.

Y ni una línea más.