Punto (.) Rojo


GRETEL CULIN: EL ESCANDALO DE LA IMPUNIDAD

Y ESTE DIA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

Baldomero Díaz Gaytán

Primero la noticia: En los primeros minutos del lunes anterior, en la tienda de conveniencia Kiosko, ubicada en la gasolinera conocida como “Olas Altas”, en la localidad de Santiago, se registró un accidente automovilístico, en donde la protagonista fue la diputada local Gretel Culin.

Los videos que se han difundido a través de las redes sociales no dejan lugar a dudas: Se ve una camioneta que se mete hasta el interior de la tienda. Queda frenada en los anaqueles de los chocolates y en el contenedor en donde se ponen a helar las cervezas. Todos hemos visitado un Kiosko, por lo tanto, imaginamos hasta dónde frenó el vehículo y los daños materiales que se causaron.

La carrera política de Gretel Culin Jaime nunca se ha caracterizado por resultados a favor de la gente. No encontramos, ni en su paso por el Cabildo entre el 2006 y el 2009 ni en la actual Legislatura del Congreso del Estado, ninguna propuesta, ninguna iniciativa que haya tenido impacto directo en el nivel de vida de los ciudadanos.

El estilo de hacer política de Gretel Culin lo encontramos en su cuenta personal de Facebook. Para ella, para su proyecto político, para su proyección personal, tiene más impacto informar a los ciudadanos de sus visitas a los bares y restaurantes que promover sus iniciativas. Una visita al “Colima Bay” o al “Sunset” tiene mayor resonancia que una asistencia a una sesión en el Congreso del Estado.

No se cuestiona el accidente, al final de cuentas tiene razón la diputada, a todos los que manejamos nos puede suceder. Lo que sí es lamentable es que, con el accidente de la diputada Culin Jaime quedó acreditado lo que los ciudadanos perciben: En este país, en este estado, en este municipio, hay ciudadanos de primera y de segunda.

Pero vamos enumerando, punto por punto, los datos que nos llevan a concluir que en el accidente de la diputada Gretel Culin se movieron los músculos del poder para proteger a la legisladora y, en consecuencia, para engañar a los ciudadanos.

1.- La declaración: Más de 12 horas después del accidente, la legisladora local le dijo al reportero Felipe Mendoza que “fue un accidente provocado por una falla en la caja de velocidades. Yo puse la reversa y por desgracia mi camioneta le dio hacia adelante; sin embargo, dejó en claro que ni me fui del lugar y asumo de manera cabal la responsabilidad de todos los daños causados a la tienda Kiosko”.

Pero no es todo… De manera quisquillosa y hábilmente, el reportero la cuestiona: “¿Había usted consumido alcohol?”. A lo que la legisladora le contesta, textual: “Sí tomo, pero en el momento del accidente no había consumido ninguna gota de alcohol”.

¿Qué necesidad de meter ese tema en una entrevista? En la sociedad hay una frase brutal, implacable: “Explicación no pedida, culpabilidad manifiesta”.

El peritaje: Jacobo Solís es un experto en temas de peritajes viales. Y en “Punto (.) Rojo” le pedimos un trabajo para tener datos confiables en la conclusión del accidente en el que se vio envuelta la diputada Culin Jaime. Esto es lo que nos dijo:

“Desde mi punto de vista estamos ante tres conclusiones: La primera es que quien conducía el vehículo no alcanzó a frenar y se metió hasta la tienda. Para poder brincar los tubos amarillos que sirven de contención en el estacionamiento y para poder brincar el escalón de desnivel que sirve como banqueta de acceso a la tienda, se necesita una velocidad de entre 45 y 55 kilómetros por hora. Un carro conducido a menos de esa velocidad no puede brincar los tubos ni el escalón.

“Para que esto ocurra, pueden suceder dos cosas: Primero, que el conductor se equivoque y en lugar de pisar el freno pise el pedal del acelerador o segundo que pierda noción de la distancia y no alcance a frenar. Una tercera opción sería que el conductor estuviera afectado por alguna sustancia etílica”.

La explicación que dan los peritos es implacable: Si la camioneta hubiera estado estacionada afuera del Kiosko, se necesitaría un acelerón de 45 a 55 kilómetros por hora para que el auto pudiera brincar las barreras de contención.

La información: Pero lo más grave fue lo que sucedió en la Dirección de Seguridad Pública y Vialidad, de donde salió el siguiente parte informativo, mismo que se publicó en varios medios de la prensa local:

“Siendo aproximadamente las 23:30 horas se tomó conocimiento de un choque contra objeto fijo, sobre el boulevard costero Miguel de la Madrid, Kiosko “Olas Altas”, en esta ciudad, participando el siguiente vehículo, camioneta marca Nissan, tipo pick-up, color gris, con placa FF-72336, propiedad de Mario Marrioja Jiménez y conducida por Raúl Salvador Luis, mexicano de 44 años de edad, con domicilio en el fraccionamiento Almendros, en la delegación Salagua, no hubo lesionados y los daños ascienden a los 10 mil pesos aproximadamente”.

Este es el punto que causa más indignación. ¿Por qué la autoridad policiaca se prestó a alterar las evidencias y la responsabilidad de un accidente? Y es que, ¿quién autorizó y con qué objetivo, manipular la información?

Gretel Culin Jaime está metida en un problema jurídico con profunda influencia moral. Pero el director de Seguridad Pública de Manzanillo, Julián Velásquez Covarrubias, está metido en un serio problema de ética política… ¿Por qué y por órdenes de quién manipuló las evidencias de un accidente?

Esto es lo que indigna: Ahí está la evidencia que confirma que el fuero constitucional de los legisladores sirve para solapar delitos. Ahí está la evidencia que como sociedad nos indigna, nos agravia y nos demuestra que quienes son los responsables de hacer las leyes y de cumplirlas, viven en una burbuja de impunidad. O lo que es lo mismo, para la ley, son intocables.

La carnicería: Como conclusión de estas evidencias, en las redes sociales los ciudadanos despedazaron a la diputada Gretel Culin Jaime. Cientos, miles de comentarios, decenas de correos en donde molesta e indigna la impunidad, la arrogancia, las prepotencias del poder público.

El accidente es segundo término. Lo que ofende es que una vez más queda acreditado que hay dos leyes: La que se aplica a los ciudadanos comunes y corrientes, como usted y como yo, y la que se aplica a los miembros de la clase política.

A Gretel Culin se la acabaron en las redes sociales. Pero también la sepultaron sus corifeos, sus “cuates”, sus “compas”, sus recomendados. Y es que, lo decimos claro para que se oiga recio: No es lo mismo colear cervezas en los antros, que actuar de operadores políticos.

Y es que, entre un colero y un operador político, existen abismales diferencias. Los debates, queda demostrado una vez más, se ganan con evidencias, no con chismosos políticos.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

  1. D. 1.- Algo pasa en el Congreso del Estado. Un diputado homofóbico, un diputado machetero que insulta a las damas, una legisladora que se mete con su vehículo a las tiendas de conveniencia. Es hora de lanzar una pregunta… ¿Qué no hay un Código de Etica que rija la conducta pública de los diputados?
  2. D. 2.- Inicia el 2015 y estamos de regreso. El compromiso es el mismo de siempre: Proporcionar datos que sirvan para la reflexión de los ciudadanos. Y que sean los lectores los que saquen sus propias conclusiones.

Y ni una línea más.