Punto (.) Rojo


PAN-PRD: SE “COCINA” LA ALIANZA POLITICA

ESTE DIA, CLARO QUE MANDO MIS POSTDATAS

 

J. Baldomero Díaz Gaytán

 

En las entrañas de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática están convencidos del momento histórico al que se están enfrentando: “Están dadas las condiciones para pactar una alianza política y juntos, intentar lo que nunca ha vivido Colima: La alternancia en la gubernatura del estado”.

La historia nos dice que el PAN y el PRD han ido juntos en alianzas políticas en dos ocasiones: Una legalmente establecida y otra de facto. Y las dos veces han perdido las elecciones ante los candidatos del Revolucionario Institucional.

En la elección del mes de agosto del año 2003, los candidatos a la gubernatura fueron Carlos Vázquez Oldenbourg, por la ADC; Enrique Michel Ruiz, por el PAN; Jesús Orozco Alfaro, por el PRD; y Gustavo Alberto Vázquez Montes, abanderando la alianza en donde convergían PRI, PT y Partido Verde.

Esa contienda electoral, lo recordamos todos, fue anulada por el Tribunal Federal Electoral, quien detectó intromisiones del entonces gobernador Fernando Moreno Peña a favor del candidato del PRI durante el proceso electoral. Fue por ello que se convocó a una nueva elección, misma que se celebró el siete de diciembre de ese año.

En esa contienda del siete de diciembre se conformaron dos alianzas, la de “Todos por Colima”, que abanderaba el proyecto político del entonces diputado federal Antonio Morales de la Peña y que estaba conformada por el PRD, ADC y el PAN. La “Alianza por Gustavo Vázquez” que defendía los colores de los partidos Verde, del Trabajo y obviamente del PRI.

Aquella elección la ganó Gustavo Vázquez Montes por más de ocho mil votos de diferencia. Y desde aquéllas fechas hasta nuestros días, la interrogante en el ambiente político sigue siendo la misma… ¿Realmente en Colima funciona una alianza PRD-PAN como eje para sacar al PRI de Casa de Gobierno?

La segunda alianza entre el PAN y el PRD fue de facto, se presentó en la elección constitucional del 10 de abril del año 2005, cuando el entonces candidato del PRI, Jesús Silverio Cavazos Ceballos, se enfrentó al candidato del PAN, el entonces presidente municipal de Colima, Leoncio Morán Sánchez.

Aquella elección, hay que recordarlo, se llevó a cabo un mes y medio después del trágico accidente en donde perdió la vida el entonces gobernador Gustavo Alberto Vázquez Montes. El PRD de manera inteligente no presentó candidato a la gubernatura en las boletas electorales, pero sí, desde los distintos espacios de promoción política, los líderes del Sol Azteca lanzaron petardos de respaldo a favor de que la gente votara por la alternancia política.

No hubo alianza formal entre el PAN y el PRD, no hubo alianza jurídicamente reconocida, pero sí hubo una alianza de facto, un pacto de caballeros en donde los perredistas se sumaron a la propuesta de quien era el candidato del PAN, Leoncio Morán Sánchez.

Por eso, la historia nos dice que en el estado de Colima son dos las ocasiones, en los últimos 12 años, en donde el PAN y el PRD han ido juntos en una elección por la gubernatura del estado. En el 2003 con Toño Morales y en el 2005 con Leoncio Morán como candidato. En las dos ocasiones, lo dicen los números de los comicios, se quedaron a poco menos de ocho mil votos de ganar la gubernatura.

Hoy, en el presente, son muchos los panistas y los perredistas que andan promoviendo una alianza entre ambos partidos políticos. Incluso, se habla de que es cuestión de horas para que ese pacto quede sellado. Sin embargo, la pregunta se mantiene en el tintero: Una alianza entre PAN y PRD garantizar sacar al PRI de Palacio de Gobierno. La historia nos dice que no.

Y es que, seamos prácticos y precisos en el comentario: En este momento, el PRD no le sirve de nada al Partido Acción Nacional. Por el contrario, el desprestigio del PRD quizás sea sólo un estorbo para el panismo. Pero bueno, como siempre tenemos que insistir en la tesis de que eso, sólo parece.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

P. D. 1.- Ya empezó la guerra de encuestas en las entrañas del Partido Revolucionario Institucional. Los números de los estudios de opinión encumbran a unos, pero también, descarrilan los proyectos políticos de otros. Es el momento de que cada uno de los aspirantes saque sus propias cuentas.

P. D. 2.- Enrique Alfaro, el líder del Movimiento Ciudadano, vino a destapar a “Locho” como el candidato de ese instituto político al Gobierno del Estado. No sé por qué, pero no son pocos los que comentan que el camino de Morán Sánchez, en algún momento, se volverá a cruzar con la ruta política de Acción Nacional.

P. D. 3.- La declaración de Idalia González deja muchos mensajes para la reflexión política. Pero el fondo del asunto es político, al mil por ciento: El crimen de Silverio Cavazos ya se encarpetó con el tema de la sucesión en el PRI. Me queda la impresión de que la imagen de Cavazos busca proyectar a uno y cerrar el camino a otros. Los tiempos del calendario político no mienten.

P. D. 4.- Desde la prensa nacional podrían llegar mensajes para la selección del candidato del PRI en Colima:

A.- Ciro Gómez Leyva mencionó que en Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, va a adelante en las preferencias ciudadanas.

B.- Alberto Aguirre, el periodista más influyente de “El Economista”, hizo referencia de que José Ignacio Peralta Sánchez podría ser designado como candidato del PRI a la gubernatura.

Desde las plumas consentidas de Los Pinos, están llegando algunas señales.

Y ni una línea más.