Punto (.) Rojo


J. Baldomero Díaz Gaytán.-

HACE tres semanas, el lunes 22 de septiembre, en este espacio, escribimos el siguiente comentario:

“Los -focos rojos- se han encendido en el búnker del Partido Acción Nacional en el municipio de Manzanillo. Y es que, los números de sus estudios de opinión revelan que en las últimas cinco semanas, el proyecto político del diputado federal Francisco Alberto “Pico” Zepeda González ha crecido nueve puntos porcentuales. Y esas, desde la óptica que se le quiera ver, son malas noticias para el panismo, porque significa que el PRI tiene posibilidades muy reales de recuperar la alcaldía de Manzanillo”.

Hoy estamos en condiciones de decir que los resultados que arrojó la encuesta del Partido Acción Nacional, elaborada en la primera semana del mes de septiembre, son los mismos que arrojó el estudio de opinión solicitado por el Partido Revolucionario Institucional. El legislador federal Francisco Zepeda va muy por encima de las preferencias ciudadanas y en consecuencia, en las altas cúpulas del tricolor y en la parte más alta de la pirámide del poder estatal, han tomado la determinación de que será él quien encabece los esfuerzos del PRI para tratar de recuperar la presidencia municipal de Manzanillo.

Los datos duros que arrojan las encuestas son incuestionables: Francisco Zepeda es el aspirante del PRI que tiene la mayor rentabilidad electoral y es el único que puede ganarle la elección a cualquiera de las tres aspirantes que tiene el PAN en su lista de proyectos: A las dos diputadas locales, Gabriela Benavides Cobos y Gretel Culin Jaime y a la legisladora federal Martha Leticia Sosa Govea.

Pero no solo eso, en el segundo renglón de la encuesta también aparece con amplia ventaja: De los tres aspirantes que tiene el PRI rumbo a la presidencia municipal, es quien tiene el menor número de negativos, es decir, se convierte en la figura menos vulnerable dentro de un proceso electoral. Y el tercer renglón que se evalúa en la encuesta: Es el candidato que tiene más posibilidades de crecer.

Las dos encuestas que conocemos, la del PAN y la del PRI, revelan una realidad de corto plazo: La diputada local Gabriela Benavides Cobos es el producto más vendible que tiene el PAN para jugar en la elección constitucional del próximo 7 de junio en el municipio de Manzanillo. Y en el caso del Revolucionario Institucional, los números de los sondeos revelan que el legislador Francisco Zepeda González es el mejor posicionado y el único que le daría pelea a Benavides en una contienda electoral.

Ante este escenario, es el momento de hacer planteamientos… ¿Por qué en las entrañas del PRI han tomado la decisión de que al legislador federal Francisco Zepeda González se le “pavimente” el camino para ser el candidato del PRI a la alcaldía?

1.- Los números: Las encuestas dicen que “Pico” es el único priísta que generaría las condiciones políticas necesarias para ganarle al PAN la elección.

2.- El perfil: las mismas encuestas revelan que Zepeda es un mejor candidato que el secretario de Desarrollo Urbano, José Fernando Morán Rodríguez y que el ex líder de la CNC, Guillermo Topete Palomera. Incluso, ponen de ejemplo las campañas de los años 2009 y 2012, cuando Zepeda arrancó con desventaja ante Alberto Nando y Martha Sosa, respectivamente y al final ganó la diputación local del distrito 12 y la diputación federal del segundo distrito electoral del estado de Colima.

3.- El arrastre: En las dos encuestas se revela que Francisco Zepeda tiene más fortalezas políticas parta jalar la carreta del PRI. Es decir, sería un candidato con mejor estructura y que, en consecuencia, jalaría al resto de los candidatos del tricolor que compitan por cargos de elección popular en la elección que viene.

4.- El discurso: Los dos estudios de opinión, el del PAN y el del PRI, revelan que Francisco Zepeda es quien tiene un mejor discurso político. Y un buen discurso, lo dice el manual de política básica, es garantía de crecimiento para una candidatura.

5.- El factor Virgilio: En el PRI ya están convencidos de que el actual alcalde, Virgilio Mendoza Amezcua, será el virtual candidato del partido azul al Gobierno del Estado. Y por ello, en el tricolor ya entendieron que si quieren conservar la gubernatura ante una potencial nominación de Mendoza, entonces deben jugar, en el puerto, con lo mejor que tienen.

Y los números de las encuestas dicen que después de Virgilio, las dos figuras políticas más dominantes del puerto son los diputados federales Nabor Ochoa y Francisco Zepeda González. Por eso la apuesta el PRI es simple y de lectura lógica: Nabor y Pico, juntos, van a jugar vencidas políticas con Mendoza.

Las matemáticas dicen que dos son más que uno. Y la democracia dice que dos es mayoría. El binomio “Pico”-Nabor buscará quitarle efecto a la candidatura de Virgilio. En el tricolor saben y entienden que si “Pico” y Nabor fracasan en su encomienda, entonces la posibilidad de que Virgilio gane la elección es alta, muy alta.

Y es que, insistimos, el PRI jugará a la lógica en el 2015: Virgilio Mendoza trae en su ADN político las células de Nabor. En consecuencia, el sentido común nos lleva a la conclusión de que el binomio Nabor-“Pico” debe tener la fórmula para frenar a Virgilio.

Ante estos escenarios la realidad se impone: En el 2006 a “Pico” Zepeda el PRI le arrebató la candidatura a la alcaldía y la puso en manos de Alejandro Meillón. En el 2009, Zepeda estaba impedido legalmente para ser el candidato, porque había sido regidor. Y en el 2012, una vez más, el destino se interpuso entre él y esa candidatura.

Ahora, en el presente, la historia cambió. Francisco Zepeda González va a ser el candidato. Y queda la percepción de que en los últimos nueve años, el popular “Pico” estaba caminando por delante de su futuro.

 

MIS POSTDATAS DE ESTE DIA

 

P. D. 1.- Bien por Sergio Sánchez al proponer un nuevo reglamento de turismo municipal. Sergio ha sido un regidor de trabajo, de resultados. Su oficio político lo va a catapultar a una candidatura al Congreso del Estado.

P. D. 2.- Una trivia para lectores aguzados: Hace unos días, en un conocido hotel de Manzanillo, una comida, entre un ex gobernador de Colima y un ex candidato a gobernador de Michoacán. No hay que ser mal pensados, pero dicen que buena parte de la estrategia del PRI para los comicios del vecino estado se va a definir en… Un hotel del puerto.

Y ni una línea más.