Praxis estudiantil


Siguiendo el “hilo rojo”

Irving Radillo Murguía*

¿Qué tienen en común el movimiento de los Indignados en España, el Occupy Wall Street estadounidense y las movilizaciones estudiantiles en Chile? ¿Cómo podemos comparar a la Primavera Arabe con el #YoSoy132?

Una nueva ola de luchas se ha dejado sentir en los albores de este nuevo siglo que viene a revitalizar la lucha de clases después de casi 20 años de aridez. El siglo XX fue el período en el que las utopías movilizaron a los sectores explotados y oprimidos iniciando procesos políticos que desembocaron en revoluciones triunfantes y conquistas sociales muy importantes: Las revoluciones mexicana, rusa, china, cubana y nicaragüense, el sufragio femenino, los derechos laborales, la educación superior de masa, las instituciones públicas, etc.; pero la caída del Muro de Berlín y el derrumbe del boque socialista abrió el campo para que la contrarrevolución neoliberal proclamara la “Muerte de la Política”, “el Fracaso de los Utopías” y el “Fin de la Historia”. Los 90’s fue una década muy dura en la que las reformas liberales avanzaron prácticamente sin encontrar resistencia desmantelando las conquistas populares y los derechos sociales alcanzados por las movilizaciones de años anteriores y privatizando todo lo que antes era público para ponerle precio en el mercado.

Sin embargo, en estos años parece que algo está renaciendo de las cenizas de las luchas precedentes. A la par de que el libre mercado muestra su fracaso por medio de una profunda crisis económica, las resistencias contra el capitalismo voraz se fortalecen como si despertaran de un largo sueño para no volver a dormir en mucho tiempo. Por cada ataque neoliberal, una respuesta popular se alza. Ante la destrucción ambiental de una economía basada en la producción, se levanta el movimiento ecologista. Ante la opresión sexual y social de las mujeres, una nueva ola feminista. Ante el golpe de la patronal contra los derechos de los trabajadores, los sindicatos de lucha. Ante la invisibilización y la persecución de la diversidad sexual, los movimientos LGBTI. Ante el acaparamiento de la política por parte de unos pocos, la organización ciudadana exigiendo mayor democracia y participación. Ante la privatización de la escuela pública y la falta de oportunidades en el futuro, los movimientos de estudiantes y jóvenes.

La Coordinadora Estudiantil Universitaria se podría ubicar en esta última corriente. No surge como aislada de un proceso histórico, sino que forma parte del “hilo rojo” que atraviesa la historia de las luchas de la Humanidad. Dentro de un contexto local y determinado, pero anclada en los ideales que han movido a generaciones buscando un cambio. Nutrida por las experiencias de los jóvenes que participamos en el despertar que significó #YoSoy132 y en el Movimiento Estudiantil Disidente de 2012, pero abierta a las inquietudes de aquellos compañeros y compañeras que apenas se han decidido a tomar las riendas de su propia Historia y han comprendido la necesidad de organizarse. La CEU intenta abrirse como un espacio alternativo para la participación de las y los estudiantes de la Universidad de Colima en el luchemos por mejorar nuestra alma máter defendiendo la pluralidad de ideas, la democracia en su máxima expresión, el carácter público y humanista de la educación que recibimos y la repolitización del estudiantado.

Semanalmente, a través de este espacio estaré compartiendo las preocupaciones y reflexiones que surgen como jóvenes sobre lo que está aconteciendo en nuestro entorno universitario, local, nacional e internacional, intentando ofrecer una visión crítica de la realidad y poner temas actuales sobre la mesa para la discusión y la construcción conjunta de alternativas. *Vocero de la Coordinadora Estudiantil Universitaria. Irving.radillo@gmail.com