Población estranguló crecimiento portuario


Carlos Valdez Ramírez.-

El crecimiento poblacional que vivió Manzanillo, sobre todo en el área del recinto portuario, estranguló el crecimiento de uno de los principales motores económicos del país, dejando en medio de la ciudad las grandes grúas y el tráfico de mercancías, generando un serio problema a conductores de carga pesada y a los ciudadanos, que tienen que convivir todos los días a pesar del caos.

Explicó el diputado federal Arnoldo Ochoa, presidente de la Comisión de Puertos y Marina Mercante, destacando que lugares como Lázaro Cárdenas no tienen el mismo problema, ya que la cantidad de terreno que tienen para crecer es considerable porque suman cientos de hectáreas para este fin, a diferencia de Manzanillo que sólo puede disponer máximo de 20.

El sector portuario ha resentido a tal grado esta aglomeración que quienes han tenido necesidad de crecer han tenido que comprar calles, dejando al puerto copado, a pesar de la derrama económica que generan.

Señaló que la otra parte que mueve la economía son las nóminas de los servicios federales y estatales, como son la Secretaría de Marina, la Armada de México; si no hubiera puerto no estaría aquí la Zona Naval del Pacífico –refirió-.

Esto forma parte del crecimiento, aquí no hay ninguna industria que haya venido por sí sola, vienen por el puerto, por ello es necesario armonizar la relación puerto-ciudad, “hacerla más igualitaria y en eso podemos aportar los diputados y los tres órdenes de gobierno, aunque manejar argumentos jurídicos con argumentos sociales no es sencillo, peo se puede hacer.

Ochoa González dijo que en el puerto los problemas que más impactan son la seguridad de nuestras carreteras, destrucción de vialidades y problemas sociales; por ello se está buscando cambiar la Ley de Coordinación Fiscal para que los municipios portuarios y con ingresos fiscales muy grandes puedan tener un mayor aprovechamiento en el municipio y que no se vaya al gasto público.