Personas propician enfermedad del cáncer


Anilú Salazar.-

Cada vez surgen más personas con cancerofobia en la entidad, la cual se define como un persistente miedo a contraer cáncer o a que regrese esta enfermedad en caso de haberla presentado antes y se distingue porque quienes padecen esta fobia tienen un miedo que los vuelve disfuncionales, ya que exageran cualquier síntoma físico.

Este fenómeno hace que los pacientes desarrollen conductas exageradas (como evitar comer, salir, usar ciertos productos, etcétera) para el auto cuidado y el de su familia, lo que hace que su vida se vuelva una paranoia.

En este sentido, en entrevista con EL NOTICIERO, el cirujano oncólogo, Ignacio Lozano López, expresó que sí va en aumento esta fobia, por lo que es importante comentarle al paciente que no hay nada que le reduzca el riesgo al 100 por ciento.

Indicó que el cáncer no es prevenible, “no es como por ejemplo el dengue que haciendo campaña de descacharrización se elimina el problema. El prevenir es muy complicado porque son enfermedades que no nomás están expuestas a un factor, sino que es multifactorial”.

Señaló que lo importante es hacerse la detección a tiempo para atacar el cáncer cuando es pequeño y por lo general cursan sin ningún síntoma.

Dijo que también el hombre debe estar atento porque el cáncer de mama se presenta en ellos aunque en un porcentaje del 1%.

El explorarse es lo más importante, la mayoría de pacientes que llega al consultorio es porque se autodetectaron una lesión.

Subrayó que el beber leche o usar desodorantes en aerosol o barra no causan cáncer; más bien el principal factor es la exposición a los estrógenos, una hormona que se produce en los ovarios.

Asimismo, hay antecedentes en la paciente de tener una menstruación temprana antes de los 11 años o una menopausia tardía después de los 50 años; ciclos menstruales cortos, es otro factor, pacientes que nunca lactaron, que nunca tuvieron un bebé; aquellas que tuvieron su primer bebé después de los 30 años y el tabaquismo.

Otro factor es la obesidad.

Cabe señalar que los carcinofóbicos sienten que si están en contacto con personas que padecen esta enfermedad, podrán adquirirla. Al estar junto a un enfermo, experimentan diferentes síntomas, pues creen que este padecimiento puede diseminarse por el cuerpo.

El principal síntoma reportado es el dolor de cabeza, lo cual incrementa el miedo debido a que se asocia con la presencia de un tumor en esta parte del cuerpo; otros síntomas reportados son mareos, naúseas, fatiga, cansancio, desvanecimientos, ansiedad, dificultad para respirar y reacciones dermatológicas, principalmente. Es irónico que un miedo agudo a perder la salud haga que estos pacientes sufran sin presentar ninguna enfermedad.