Permanece Tapalpa en tradiciones milenarias

La leyenda de la pila de las culebras en Tapalpa dice que tres mujeres se convirtieron en piedra por sus constantes calumnias. | Foto: Especial

FUENTES Y PILETAS

Tapalpa es uno de los 83 pueblos mágicos de México. En sus calles, plazas y jardines conjugan la magia, el color y la tradición. Tiene menos de 20 mil habitantes y 13 barrios. La historia está presente en cada uno de sus rincones, que buscan afanosamente subsistir a su tradición original.

Llaman la atención las esculturas y fuentes que se encuentran dispersas en el lugar desde la época de la Revolución, abrevaderos de agua donde la gente acudía a recoger el agua para el uso doméstico. La arquitectura del poblado se caracteriza por mantener su fisonomía original, requisito indispensable para conservar la denominación de Pueblo Mágico de México.

Los visitantes pueden recorrer una a una las piletas del siglo pasado, colocadas de manera estratégica y que llevan los nombres de: Las Culebras, El Pescado, La Colorada, del Tecolote, La Escondida y la del Perrito, todas ellas cuentan su propia leyenda.

Estas piletas son abastecidas desde la zona alta de las montañas, de un lugar llamado Ataco o Atlaco, que significa “casa sentada en agua”, allí existen 18 nacimientos de agua y sólo siete bastan para abastecer al pueblo.

El agua que no se utiliza corre hacia otro estanque donde se forma la cascada más grande de Jalisco: el Salto del Nogal, que tiene una altura de 107 metros, ubicado a pocos metros de Tapalpa y aunque no es de fácil acceso, sobre todo en tiempos de lluvias, la gente puede acceder utilizando ropa y calzado cómodo y propio para caminar, el recorrido —dicen los que gustan de visitarlo— vale la pena el esfuerzo.