OutdoorAdventures


Alex Casarrubias García

 Tartufo y la caza

Jean Baptiste Poquelin, mejor conocido como Moliére, nació en París el 15 de enero de 1622. Podemos resumir que sus magníficas obras tenían como objetivo criticar y corregir las costumbres de su época, a través de la risa. Una de estas grandes obras de Moliére fue Tartufo o El Impostor (tartuffe o trufa en francés, es un hongo escondido bajo la tierra).

Orgón es el personaje de importancia que fue atrapado en la red de influencia de Tartufo, un beaturrón que exagera su devoción y quien pretende casarse con Mariana, la hija de Orgón, al mismo tiempo que seducir a la esposa de éste de nombre Elmira. Cuando es descubierto, Tartufo tratará de apropiarse de las propiedades de Orgón, siendo necesaria la intervención del rey que en correspondencia a la lealtad de Orgón, ordena detener a Tartufo.

En días recientes, la joven porrista texana Kendall Jones, cazadora que exhibió trofeos en Facebook recibió duras críticas en las redes sociales y por tanto la red social retiró las fotos de esta joven, apelando que éstas violaban las políticas sobre imágenes de los animales y promovían la caza furtiva.

El análisis detenido sobre ello, puede demostrar que hubo caza deportiva con arco, práctica sumamente difícil. Es innegable que estos trofeos fueron cobrados legalmente y por medios permitidos. ¿Cuál es el crimen que se critica en las redes sociales?

Lo mismo sucedió con el entonces rey de España, con la cantante Lucero (que acompañó a su pareja sentimental a una expedición de caza) y ahora ésta joven texana.

En pláticas con amigos veganos que por obvias razones están en contra de que se sacrifiquen animales y que por tanto, se abstienen del consumo de carne y cualquier derivado de animal, en tono directo les comento que sus zapatos están de acuerdo con la moda y al mismo tiempo les pregunto de qué piel están fabricados. ¿Y el cinturón?

Muchos intereses se enmascaran en las redes sociales, como el señor Tartufo, santurrón que todo lo condenaba y que logró convertirse en el guía espiritual de Orgón.

¿Cuál es el interés de criticar la caza legal y deportiva? Posiblemente, enmascarar los muy criticables niveles de violencia que se viven en México como en Estados Unidos de América.

Sonora es por mucho, el estado de la República Mexicana que más ranchos cinegéticos tiene. Más allá del negocio, es altamente recomendable analizar cómo la caza deportiva y por tanto controlada, mantienen una gran población de venado bura que es un excelente motivo de visita a ese estado mexicano, incluso por americanos. Por la caza deportiva, el borrego cimarrón en Sonora está en franca recuperación.

Ni duda cabe que el señor Tartufo de nuestro tiempo se esconde en la tierra fértil de las redes sociales. Convendría que en estas redes se preguntara a los mismos que critican la caza deportiva, qué hacen para evitar la tala clandestina, cuáles son sus acciones para mitigar el impacto del crecimiento poblacional que tanto afecta a la flora y fauna del país. ¿Cuánto aportan para combatir incendios forestales, esos que desde la carretera están a la vista?

La caza deportiva es una actividad totalmente controlada y regulada en México. Muy posiblemente, nos acerquemos al momento en que las redes sociales sean un excelente medio de comunicación para impulsar el intercambio de pensamiento, pero para ello será necesario poner al descubierto los Tartufos, es decir, los verdaderos intereses que se disfrazan de guías salvadoras con ropajes de moralistas, que sabiamente Moliére describe a través de una fuerza superior a la voluntad humana para advertirnos del engaño:

Exento.- No necesito daros razones a vos. No os irritéis tanto. Vivimos bajo un príncipe enemigo del fraude, de un príncipe cuyos ojos leen en los corazones y a quien no engaña todo el arte de los impostores. Su alma grande, poseedora de discernimiento, sabe mirar rectamente todas las cosas. Nunca hay nada que logre tener en extremo entrada a esa alma, ni cae en ningún exceso su firme razón… (A Orgón) Al ir a acusaros, se ha acusado él mismo y, por un justo movimiento de equidad suprema, se ha descubierto que Tartufo es un pícaro renombrado, de quien el príncipe, bajo otro apellido, estaba informado ya….”. (Moliére. Comedias, Tartufo, Las Preciosas ridículas y otras. Grandes de la Literatura. Editores mexicanos unidos, S.A., 2013, pp. 130-131)

*casarrubias.alex@gmail.com Socio del Club Cinegético Reno (Mazatlán). Socio del Club Cinegético del Sector Popular (Puerto Vallarta).