OutdoorAdventures


Alex Casarrubias García.-

Palomas con Avilés Brothers

Durante 2004 y 2005 en el marco de la Convención Internacional de Cruceros de Miami (CruiseShipping Miami) las delegaciones de Mazatlán, Puerto Vallarta y Cabo San Lucas nos entrevistamos con directivos de NorwegianCruise Line a fin de incrementar los arribos de esa naviera en la Riviera Mexicana.

Uno de los objetivos era que consideran incluir en el itinerario de la ruta al Puerto de Mazatlán, toda vez que se programó Acapulco y Manzanillo. Durante la temporada de cruceros que inició en octubre de 2005 vimos como el NorwegianStar llegaba a Puerto Vallarta, Cabo San Lucas y Acapulco (en algunas ocasiones en lugar de Acapulco llegaba a Manzanillo).

Para mediados de noviembre de ese año, llamó el señor Miguel Casanueva de TMM agencia consignataria, con Alfonso Gil, director de API Mazatlán con quien planteó la posibilidad de que el NorwegianStar arribara a Mazatlán en lugar de Acapulco. Procedimos a enviar las comunicaciones oficiales en las que solicitamos el arribo de prueba.

Así fue. Para finales de noviembre de 2005 el NorwegianStar atracaba en la Terminal de Usos Múltiples (TUM) del Puerto de Mazatlán. Durante la ceremonia de intercambio de placas, platiqué con el capitán del crucero y le pregunté si le gustaba la caza. Su respuesta fue rápida y contundente: Me encanta. Le pedí que el próximo arribo llegara un poco más temprano y a pie de muelle le esperaría para ir de caza a las palomas alas blancas.

El capitán no soltó la conversación y me comentó que si no había escopeta calibre 28 con el que acostumbra cazar en Europa, entonces prefería una calibre 12. Le expliqué que en México mayormente usamos la 12 por la dualidad de caza y competiciones de tiro deportivo.

Por la tarde, me entrevisté con mi amigo Roberto Avilés, promotor profesional que lleva cazadores, principalmente extranjeros, a los patos y palomas en los alrededores de Mazatlán. Le expliqué la situación y le pedí que el miércoles siguiente nos viéramos en el muelle a las 07:00 horas porque el capitán llegaría temprano para ir a las palomas. De entrada, Roberto me ofreció todo el apoyo pero soltó una ligera risa de incredulidad, porque el crucero tenía su hora de llegada (Estimated Time of Arrival = ETA) a las 08:00 horas.

Llegó el día y para sorpresa de muchos, el crucero llegaba muy temprano, haciendo maniobra de ciaboga en la dársena interior del puerto y quedando atracado faltando cinco minutos para las siete de la mañana.

Roberto Avilés, Luis Maciel (guía de turistas de Mazatlán) y yo ya esperábamos en el muelle. El capitán desembarcó junto con el primer oficial y una bellísima mujer de nacionalidad rusa. El abrazo, apretón de manos y nos fuimos de caza.

Roberto hizo escala en Villa Unión en donde nos encontramos con Mangüelas, uno de sus más efectivos apoyos técnicos que días antes mapeó los mejores lugares para incrementar las posibilidades de caza de palomas.

En un sitio, nos quedamos el primer oficial, Roberto, Luis Maciel y yo toda vez que Mangüelas llevó al capitán y acompañante a otro lugar, con mejores expectativas de caza. Me dediqué, desde el puesto donde me ubiqué, a ver como el primer oficial, Luis y Roberto hacían buenos tiros. Serían como las 10:30 de la mañana cuando regresaron Mangüelas, la rusa y el capitán quien venía inmensamente feliz. Había cazado una buena cantidad de palomas, todo dentro de la autorización y permisos de Avilés.

De regreso al crucero, con la confianza que solo los cazadores conocemos, le pedí a capitán que en su reporte asentara lo que realmente vio en Mazatlán, ni más ni menos, para que a su vez la naviera nos diera el beneficio del arribo semanal. Me dio un apretón de mano y muy serio me dijo que guardara tranquilidad, que ya lo había hecho desde el primer arribo.

Roberto Avilés le corrió otras dos invitaciones de caza al capitán, quien gustoso salió a los alrededores de Mazatlán para caza de palomas. Aclaro que Roberto Avilés cumplió con todos los trámites, toda vez de su autorización como promotor cinegético profesional, resultando muy práctico para sus clientes recurrir a sus servicios, sobre todo, para los extranjeros.

Fue un honor llevar la comercialización del Puerto de Mazatlán, con acciones de promoción y relaciones públicas, siendo una de las tareas más gratas haber tratado a un capitán de crucero, cazador y buen amigo, quien en víspera de la despedida del año 2005, pidió que Roberto Avilés, Mangüelas, Luis Maciel y yo abordáramos el NorwegianStar para compartir el pan y la sal en su mesa, acompañada al final, con un excelente habano.  NorwegianStar se quedó toda la temporada 2005-2006, siendo un gran apoyo para ello, el trabajo muy profesional de mi amigo Roberto, de Avilés Brothers (robaviles69@hotmail.com)

*casarrubias.alex@gmail.com Socio del Club Cinegético Reno (Mazatlán). Socio del Club Cinegético del Sector Popular (Puerto Vallarta).