Outdoor Adventures


Alex Casarrubias García.-

Preservación de flora y fauna

Con frecuencia se publicitan acciones contra la caza furtiva. Es algo que la autoridad debe hacer para inhibir esta práctica.  Si bien es encomiable que las autoridades difundan esos mensajes, resulta muy conveniente señalar que hay otras acciones que dañan severamente la flora y fauna de nuestro país: a) Crecimiento poblacional, b) Tala de bosques, c) Incendios forestales, y c) Proliferación de fauna nociva como perros y gatos en zonas forestales.

En el Occidente de México, cada año se tienen nuevos poblados en zonas en las que nos parecería imposible que algunas personas se establecieran. Junto con estos asentamientos llegan perros y gatos que afectan seriamente la fauna silvestre. Aquí la pregunta obligada es: ¿Cuántos estudios se han hecho sobre el impacto de la fauna nociva en nuestros bosques?

Radiqué en Denver, Colorado en 1994. Allá también como en cualquier parte del mundo hay caza furtiva y también la combaten. Sin embargo, en los parques públicos a los que acudí, cerca de la montaña o en los alrededores de Boulder (frecuentemente visitaba la biblioteca de la Universidad de Colorado) es común ver venados. La gran diferencia es que allá hay control sobre las mascotas, especialmente perros.

En noviembre de 2004, estando haciendo un recorrido en el parque Yosemite (California), muy cerca de unas casas vi un magnífico ejemplar híbrido de venado cola prieta  y venado bura (blacktaileddeer y muledeer). Le pedí a mi amigo Gustavo Padilla que detuviera el carro y que descendiéramos. Tomó su cámara fotográfica y nos fuimos caminando a paso de cazador hasta acercarnos a una distancia de 10 metros, aproximadamente. De haber perros sueltos, es innegable que el venado no hubiera estado tan cerca de la casa porque seguramente lo habrían atacado.

Gustavo fue tomando fotos conforme nos acercábamos. Al fondo estaba una casa. Era noviembre y el venado estaba comiendo, en razón directa de que no había perros en los alrededores. Nos acercamos, porque respetamos reglas de caza, como caminar con el viento en contra y procurando protegernos con la silueta de los árboles, además de que caminamos lentamente. Nuestro gusto fue acercarnos y que Gustavo tomara fotos, la última fue tomada precisamente estando nosotros atrás de un pino, logrando que el venado apareciera de cuerpo completo y en la que se aprecia que una de sus astas estaba dañada, seguramente en alguna pelea durante la época de celo.

En todos los parques públicos de Estados Unidos de América que están en zona boscosa, hay altas posibilidades de ver venados, toda vez que no permiten el ingreso con mascotas, especialmente perros. En donde se permite el ingreso con perros, éstos deben estar bajo el control del dueño a través de una correa, todo el tiempo del paseo.

¿Queremos que la fauna prospere en nuestros bosques? Es tiempo de prevenir incendios forestales, de controlarlos oportunamente cuando se presenten. También es momento de controlar la cantidad de fauna nociva y obviamente de seguir impulsando acciones contra la caza furtiva, pero seamos honestos: ¿Cuánto bosque se pierde anualmente por la tala clandestina? ¿Cuánto bosque se esfuma por incendios accidentales o provocados? ¿Cuál es impacto de las autopistas con muros y malla divisora que imposibilita a la fauna transitar en su hábitat, incrementando la endogamia y debilitando su población? ¿Cuál es el impacto de la fauna nociva que año tras año se incrementa en los bosques?

Estas son sólo algunas preguntas en las que todos tenemos responsabilidad, no sólo las autoridades responsables de la preservación ambiental.

*casarrubias.alex@gmail.com Miembro del Club Cinegético Reno (Mazatlán). Miembro del Club Cinegético del Sector Popular (Puerto Vallarta).