No todo es turismo de playa  


Blanca Calzada

 

El secretario de Turismo del Gobierno Federal, Enrique de la Madrid Cordero, en su reciente visita a Colima, trajo algunas “nuevas” y otras no tan “nuevas” noticias para el sector turístico.

Tal vez, lo más interesante que “traía guardado” fue que en Manzanillo la empresa Blau Life invertirá 125 millones de pesos en la construcción de un acuario que albergará 200 especies marinas. Esta obra, que se terminará en 2021, dará empleo directo a 140 personas y a 270 de manera indirecta. La apuesta empresarial de Alejandro Nasta le dará un impulso turístico muy importante al puerto de Manzanillo.

Durante su estancia, el secretario federal promovió el eslogan “Viajemos todos por México”, el programa “Mejora tu Hotel”, que con recursos bancarios de 60 millones de pesos o más, apoyarán para el mejoramiento de infraestructura turística. Se le dio a conocer la Marca Colima, frase que será un signo de identidad de algunos productos o servicios de origen colimense que proyectarán la cultura y la vocación turística de nuestro estado.

Al informar como novedad la intención del Gobierno Federal de promover la integración de Manzanillo y la Costalegre como un solo destino turístico, Enrique de la Madrid Cordero está retomando el convenio que en 2013 firmaron los gobernadores de Colima y Jalisco para impulsar lo que sería el corredor más importante del Pacífico Mexicano…el de Manzanillo y Puerto Vallarta.

En esos acuerdos se contempló el cambio de nombre del Aeropuerto Internacional Play de Oro por el de Manzanillo-Costalegre, para mejorar y aumentar la conectividad aérea, y también se anunció el financiamiento federal para la ampliación de la carretera de Manzanillo a Puerto Vallarta.

Esperemos que el promocionado corredor del Pacífico se concrete y los dichos se conviertan en obras, después de que terminen en 2017 la ampliación de esta importante vía, que fue dañada por el huracán “Jova”.

Colima recibe anualmente un millón de turistas, de los cuales el 80 por ciento son originarios del estado de Jalisco. Es probable que con la terminación, en 2017, de la vía corta Guadalajara-Puerto Vallarta, y que en dos horas y media se llegará a la playa de las costas jaliscienses, el turismo del vecino estado disminuya considerablemente, al ofrecer más atractivos de Puerto Vallarta y la costa de Nayarit.

La diversidad del ecosistema de Colima es interesante, para otro tipo de oferta turística que no sea de playa. Comala, después de Manzanillo, es el sitio que por su clima, paisajes, cultura y ecosistema, resulta atractivo para el turismo nacional y extranjero, que bien podría seguir los pasos de la Ribera de Chapala, que alberga a más de 20 mil extranjero de diferentes países y continentes -en su mayoría jubilados-, que han hecho de este municipio su segundo hogar y que dejan una derrama económica muy importante para la región.

Colima es un estado que ocupa el tercer lugar en el mundo por tener los más variados ecosistemas en distancias cortas. Este privilegio tiene que ser promovido y aprovechado turísticamente para generar empleos y mejorar las finanzas públicas, porque Colima tiene todo para despuntar como destino turístico importante.