Necesidad apremiante


Pista para motociclismo en Manzanillo

Felipe Ramírez González.-

Sin duda, esta noticia acaparará la atención de muchas personas en Manzanillo y regiones aledañas, ya que cada día el motociclismo tiene más adeptos y esto se ve por la aparición de diferentes clubes que con perfiles diferentes lo practican.

Tenemos, por ejemplo, el club que ha hecho famosa a la marca Harley Davidsony que han llevado este nombre hasta los lugares más remotos del continente; otros clubes famosos en Manzanillo son el llamado Tritones, Los Monstruos del Asfalto, El Mal Ejemplo, todos ellos forman una agrupación llamada Moto Clubes Unidos, cuya principal finalidad es poner en alto el deporte del motociclismo, adoptando conductas sanas al conducir de manera segura y responsable, todo lo contrario a la mayoría de los tramitadores que manejan como Dios les da a entender, sin una capacitación previa, con la consigna de hacer los trámites lo más rápido que se pueda, sin importar su seguridad e integridad física.

Este hecho se ha vuelto parte de nuestra forma de vivir y economía, ya que se ha visto en la motocicleta un medio de transporte muy económico y rápido, que al estar ligado al puerto, ha favorecido su crecimiento por la eficiencia en la tramitación de la documentación necesaria para el movimiento marítimo de mercancías.

Como toda actividad, la movilidad de motocicletas, al estar ligada a la ciudad, ha provocado un fenómeno de rápido crecimiento, que ha marcado una diferencia entre el “antes “ y el “ahora”, por el dinamismo que presenta la ciudad y la necesidad de espacios adecuados para su coexistencia con otros vehículos de mayor tamaño que se mueven en la ciudad.

Si a lo anterior se le añade la poca pericia de algunos “motocicletos”, la inconsciencia de otros, además de la ignorancia de muchos en relación con las principales “reglas” que se deben guardar como “códigos de honor” para la conducción de motos y que están escritas en el Reglamento de Vialidad, Tránsito y Transporte vigente desde su publicación en el Periódico Oficial el Estado De Colima, el 28 de octubre del 2000; las vialidades de la ciudad se han convertido en una macropista de carreras de lo más insegura y peligrosa, con un muy alto factor de riesgo y accidentalidad.

Un dato por demás delicado y lamentable es el estadístico, que pone de manifiesto no sólo el aspecto cuantitativo de los accidentes, sino que además el aspecto del valor de los daños o pérdidas materiales de las motos, pero sobretodo, la gran cantidad de pérdida de vidas humanas y los daños irreversibles que se quedan en algunos involucrados en este tipo de eventos.

Urge que con el apoyo de los clubes de motos, las agencias comerciales que las venden, los usuarios y tramitadoras del puerto, se preocupen y coadyuven con la sociedad para poner orden en esta “gran pista”, que es la ciudad; urge regular la conducta de los que utilizan las motos, a fin de evitar la accidentalidad y reducir a su mínima expresión los daños y riesgos a los que los ciudadanos estamos expuestos; es necesario que “la pista” reúna las características adecuadas para transitar por ella, con los señalamientos necesarios, pidiendo sean respetados, así como aplicar las reglas de manera decidida, en beneficio de conductores y de transeúntes, para no vernos involucrados y formar parte de las estadísticas.

Sólo así podremos aspirar a tener una excelente pista de motos en Manzanillo, por algo se empieza… empiézalo tú, ponte el casco… ¿sale?