Navío científico hizo escala estratégica en Manzanillo

El capitán David Martin (izquierda) dirige el buque científico “Kilo Moana”. En la imagen lo acompaña el jefe de máquinas William Kane. | Foto: El Noticiero de Manzanillo

Desembarcaron diez investigadores para ceder su lugar a otros siete. También recibieron refacciones urgentes desde Guadalajara: Grupo Serviport  

El buque científico “Kilo Moana”, de la Universidad de Hawaii, eligió al puerto de Manzanillo como punto logístico en sus operaciones, haciendo aquí escala para permitir el abordaje de 7 investigadores.

El agente aduanal Alfredo Ibarra Obando, director general de Grupo Serviport, firma que brindó servicios de agencia naviera a la embarcación, explicó en entrevista para Comunidad Portuaria, sección especializada de El Noticiero de Manzanillo, que los tripulantes son originarios de Estados Unidos, México, Chile, Filipinas y China, entre otras nacionalidades.

Resaltó que el navío realiza diversos estudios, uno de los cuales consiste en instalar boyas en ciertos lugares del océano, para a través de transmisores, recolectar y analizar sedimentos marinos.

“Los científicos analizan desde la trayectoria de la boya y las corrientes marinas, hasta la tasa de reproducción de microorganismos que transforman el dióxido de carbono y producen oxígeno, así como su afectación ante el cambio climático, dado que los mares absorben alrededor del 50% de la contaminación atmosférica”.

La embarcación estuvo 24 horas en Manzanillo, permitiendo que 10 tripulantes que habían concluido su labor, desembarcaran para ceder su lugar a otros 7 científicos que arribaron vía aérea a esta ciudad portuaria.

“Se trata de navíos especializados que entran a aguas nacionales con autorización del gobierno mexicano, para fines de cooperación científica, compartiendo información técnica binacional”.

A pregunta expresa de por qué considera que eligieron a este destino como escala estratégica, señaló: “Vinieron por la buena infraestructura portuaria de Manzanillo, la disposición de las autoridades portuarias y de prestación de servicios como Pilotos y amarradores de buques, además de que la cercanía con Guadalajara les facilitó recibir unas refacciones urgentes”.

Por último, el buque zarpó el pasado 2 de octubre desde Manzanillo hacia el puerto de San Diego, Estados Unidos, en una travesía de 3 semanas donde realizarán más investigación oceanográfica.