Mujeres por Manzanillo


Ma. Esther H. de Razo

¡Hola, amiguitas!

Si me fuese dado el privilegio de hacer la entrega de un reconocimiento muy especial a todas las personas que durante el 2014 dieron su tiempo y realizaron un gran esfuerzo por Manzanillo y su población, yo, en mi muy personal opinión, lo haría así:

Armida Núñez, activista social, entregada de manera admirable a concientizar a todos, hombres y mujeres, para prevenir el terrible padecimiento del cáncer; el de mama, la causa de muerte de la mayoría de las mujeres en el mundo, misma que gracias a personas como la regidora Armida y su muy particular batalla contra esta terrible enfermedad, hacen posible que muchos y muchas las detecten a tiempo. Este sería el Premio al Altruismo.

Lepe Bautista, Alamo Suazo, Woodward Rojas, por apellidos, que en sí mismos representan organismos, empresas, conglomerados, familias oriundas del puerto que gracias a la visión, trabajo y amor profundo a la tierra, playas y al mar que los vio crecer y desarrollarse con un mismo objetivo: Lograr que nuestro bello puerto traspasara las fronteras.

Los tres clanes continúan, junto con los nuevos miembros, creando, manteniendo y luchando por todo aquello que redunde en paz social, trabajo fructífero reconocido por propios y extraños. Este sería el premio a la Excelencia.

Eunice Flores, columnista de este tu NOTICIERO, la que en mi opinión, en su diaria entrega, toca interesantes y muy oportunos temas, su estilo de hacer los comentarios le llega a la gente, como se refiere, a los “pisa quedito”, a los perros, aves, plantas, sucesos en el vecindario, fallas de las autoridades; cómo lucha por los discapacitados desde sus escritos, despertando conciencias y haciendo llamados que significarán que alguien recapacite y haga mejor su tarea.

No la conozco personalmente y, como ella dice, será una disminuida visual, pero como persona ha sido compensada con una mente brillante que escribe dando a conocer lo que la mayoría no puede, pero que ella consigue con su trabajo. Junto con su esposo, a quien sí conozco desde que nació, forman la pareja ideal, columnistas los dos. Para ella sería el reconocimiento a la Insistencia en la Calidad.

A las y los voluntarios que trabajamos por amor al arte de la magia, porque con escasos recursos que algunas buenas personas donan, emulamos a Cristo, multiplicamos todo, hasta el poco tiempo que a veces podemos dedicar al trabajo de que se trae. A todos esos (muy pocos) y esas (muchas) que abrazamos las diferentes causas de llevar felicidad, esperanza, salud y cosas más materiales como ropa, alimentos, medicamentos y algo mucho mejor, conocimientos que harán menos pesada su condición de vida.

No quiero nombrar a ningún voluntariado en especial, todas nos conocemos y todas merecemos este reconocimiento, todas y cada una: Voluntaria del Año 2014.

El gran premio de resistencia, al humanitarismo, a la gran voluntad de servir y sobre todo de mantener al municipio en paz y participando todos en bien de todos, se lo entregaría al Lic. Virgilio Mendoza Amezcua y su gran equipo de regidores y colaboradores, a todos por igual, por haber mantenido un ritmo extenuante pero que gracias a su líder han logrado lo que muy pocos, apoyarlos por igual, sin marcar diferencias ni colores, son las mujeres y los hombres del presidente.