Mujeres por Manzanillo


Ma. Esther H. de Razo.-

¡Hola, amiguitas!

Sabían ustedes que el próximo 13 de agosto se celebra el Día Mundial de las Personas Zurdas o científicamente definidas como de lateralidad izquierda. Se calcula que un 10 por ciento de la población con esta “capacidad diferente”, que de ninguna manera puede ser discapacidad y que no obstante existe un gran desconocimiento del tema, sobre todo cuando se tiene la idea de que la escritura tiene que ser igual entre diestros y zurdos.

Los maestros obligan a los niños a tener el cuaderno derechito en el pupitre y esto es incómodo para los niños con lateralidad izquierda; entonces, ellos suele torcer la mano en forma de gancho, tratando de adaptarse a lo que dicen los profesores. Esta postura es tan poco natural que suele provocar dolor en la mano, la muñeca, el brazo e incluso en la columna, por el gran esfuerzo que representa a nivel muscular.

Es frecuente que los alumnos con esta característica pocas veces reciben el apoyo de especialistas, además de batallar con la incomprensión de los padres, maestros y compañeros de clase. Se ha descubierto que mucha de la deserción escolar a nivel secundaria es producto de la incomodidad acompañada del dolor físico que vienen arrastrando y que los menores traducen como “no me gusta la escuela”. Es necesario contar con asesoría a padres e hijos sobre cómo ayudar a estas personitas.

No se trata de terapias, pues el problema no es clínico, se trata de personas especializadas para enseñar a estos chicos a escribir de forma cómoda para que su paso por la escuela se vuelva agradable.

En los últimos años ya existen muchos productos para este tipo de personas, sobre todo artículos escolares y de cocina.

En México, fue en el 2004 cuando la Cámara de Diputados exhortó al Ejecutivo a adoptar la celebración nacional de la lateralidad izquierda, promovida por la iniciativa ciudadana.

En otro orden de ideas, agradezco infinitamente a “Memo” Topete que, sin importarle que muchas veces las personas que por mi conducto le piden apoyos ni sean de su distrito y que además cuando hacemos las entregas ni siquiera quiere que tomemos fotos. Mis respetos y mi incondicional apoyo.

En esta ocasión fueron adultos mayores los beneficiados. Gracias, “Memo”, tu generosidad te será recompensada.

A este grupo de personas altruistas también pertenece el Lic. Ignacio Peralta, a quien solicité dos camas con colchón para el Iaap para el programa “Cama digna para el adulto mayor.” Gracias a su contribución, dos ancianos ya no dormirán con dificultades, reposaran como se requiere y su vida será placentera.