Mujer, política y sociedad


María Guadalupe Pérez Mejínez.-

SOY UNA LUCHADORA SOCIAL, SACO LA CASTA

POR LA GENTE: ESPERANZA ALCARAZ

“A casi dos años de ocupar la diputación local por Armería hemos tratado de cumplir con las expectativas de la gente y las mías también; algunos hechos se van cristalizando pero todavía falta camino por recorrer, trabajamos día a día tratando de dar respuesta a los planteamientos que las personas nos hacen”, con estas palabras inicia esta plática con la diputada del PRI por Armería, Esperanza Alcaraz Alcaraz.

“Los diputados no somos ejecutores de obras, pero sí hemos aprobado el presupuesto para Armería que fue de más de 86 millones de pesos para este año, son más de 40 millones que contiene el Programa Operativo Anual (POA), en obras sociales. Además del Programa de la Cruzada contra el Hambre, se han bajado recursos para la gente más necesitada, también está el programa de 65 y más, de jefas de familia como el de ‘Gallinas en tu patio’, que se consideran pequeños pero sí son de impacto social.

“Yo recuerdo que cuando nosotros estábamos chicos, no habían esos programas pero mi mamá tenía gallinas, criaba puercos; mi papá sembraba y de esa manera subsistíamos, a lo mejor de una manera más sana. Esos programa de los huertos familiares si se vieran con la seriedad, objetividad, nos sacarían de apuros en cuanto a la alimentación en los hogares”, sostiene.

“Estamos al pendiente de bajar todos los programas sociales al municipio y de manera personal realizamos brigadas de limpieza y llevando respuesta a los planteamientos de la gente en cuanto a medicamentos, viajes de estudio. No tengo oficinas, pero es una satisfacción ir a visitar a las personas a sus casas y dar esa respuesta; ellos quieren ver al funcionario y lo reciben a uno muy bonito, yo les dedico ese tiempo que no estamos en el Congreso porque nuestra prioridad es estar ahí en la actividad legislativa”, comenta con entusiasmo la diputada armeritense.

En otra parte de la charla, Esperanza Alcaraz reflexiona: “Qué me llevó a la política, el ser una luchadora social y creo que uno nace con ese ímpetu de luchar por buscar lo que nos hace falta, por conseguir lo que queremos. Dicen que soy polémica, ‘brava’, si es por defender nuestros derechos, pues sí lo soy, sacamos la casta, pero siempre por la gente”.

“En mi trayectoria -continúa- me desempeñé como regidora en el ámbito municipal pero este cargo de la diputación lo he disfrutado mucho porque tenemos mejor capacidad de respuesta a la población y eso me satisface de gran manera, el dar respuesta a los planteamientos de la gente.

“Lo que ganamos nos ajusta para nosotros y también para compartirlo con la gente en gran manera, las personas son testigos de quienes se acercan atrás de nuestra curul, siempre tratamos de darle respuesta, además de lo que hacemos en nuestro municipio”.

Respecto a la paridad de género en los cargos de elección popular como en las diputaciones y regidurías, la diputada Esperanza señaló: “Aplaudo ésta acertada decisión del presidente de la República, Enrique Peña, que le ha dado el lugar que a la mujer le pertenece en todos los ámbitos, él decidió darnos el espacio de 50-50 al hombre y la mujer. Eso habla de su visión de que la mujer tiene mucha capacidad y que está convencido que representamos más del 50 por ciento del voto que determina una elección y eso nos da el derecho de una igual participación, y bueno, yo como mujer siempre defenderé esa posición.

“Yo llego a un cargo de elección popular en tiempos más difíciles y le he dedicado el mayor tiempo posible; sé que vienen mejores tiempos, se requiere impulsar liderazgos femeninos. Al final eso repercutirá en beneficio de la sociedad, porque ocupa de gente altruista que nos de la mano y se preocupe por los demás”.

Cómo se visualiza Esperanza Alcaraz en el 2015: “Sería deshonesto decir que no queremos otro cargo de elección popular, me gusta la diputación federal, pero también me gusta la presidencia municipal. Lo que la gente determine, primeramente Dios ahí estaremos, si la gente nos da su respaldo, si aprueba nuestro trabajo, si cree que lo merezco, estaré ahí; y si no, con mucho gusto le digo que el ser diputada fue una ilusión que siempre tuve en la vida y que gracias a Dios la vi cristalizada”.

Finalmente, la legisladora manifiesta sentirse orgullosa de su familia: “Tengo tres hijos: Uno de 27, otro de 24 y una hija de 20, todos me apoyan, al igual que mi esposo, y a pesar de que a veces son más de 12 horas de trabajo, siempre me respaldan y los fines de semana los disfruto con ellos, en nuestra parcela, en el campo, estar en contacto con la vegetación, con el río, en nuestro municipio de Armería”, dice sonriendo.