Mujer, política y sociedad


María Guadalupe Pérez Mejínez.-

ITZEL RIOS ASPIRA A SER MEJOR

Y SERVIR A LA SOCIEDAD

“Estoy agradecida a Dios por seguir viviendo, trato de no preguntar ¿por qué me pasó esto a mí, sino para qué me pasó? No pienso mucho en el por qué yo, sino en que soy una afortunada de haberla librado, cada vez que voy al hospital a rehabilitación veo a mucha gente que no tiene la misma oportunidad que nosotros, de verla, de contarla, de estar sana; veo que voy por buen camino y que mi problema tiene una solución.

“De repente veo a niños con cáncer a temprana edad y pasando por tanta dificultad; entonces yo digo, gracias Señor por darme sí, el reto, pero también la oportunidad y la posibilidad de contarla y salir bien de ésta. Creo que me siento más consiente que nunca que la vida es por un ratito, cuando menos te la pienses se te puede ir y que no debes desaprovechar un sólo día, todos los días tienes algo para ser feliz, por más duros que parezcan es una bendición vivir.

“Aunque muchos se quejan de que ¡ay, tengo mucho trabajo!, yo le agradezco a Dios por tener trabajo, por tener salud, por tener una familia que me quiere, me cuida, me procura. La depresión no es parte de mi historia, al contrario, estoy más mesurada, con ganas de ayudar a la gente, sobre todo en materia de salud y también con el mayor deseo de al final del día poner todo de mi parte para estar bien; porque en este tema de la rehabilitación depende en mucho de lo que yo haga.

“Realizo mi terapia, tomo mis pastillas, hice lo que me tocaba. A un año de mi accidente, me siento contenta, agradecida con Dios y pensando que estas circunstancias que nos tocan pasar nos ayudan a ser mejores personas; yo digo que ante los problemas de crisis o de otra índole, yo tengo la oportunidad para ser una mejor persona y estar más consciente.

“Ahora me cuido, ya no desayuno hasta la noche, sino cuando me toca, ya me tomo mis medicamentos, ya no me enojan las cosas que me enojaban antes y aprendo a ver lo que tiene importancia en la vida y si no a tratar de resolverlo, o a esquivarlo, pero sí, si te cambia la óptica un accidente”.

Este es el sentir de la senadora del PRI por Colima, Itzel Sarahí Ríos de la Mora, quien entrevistada por esta servidora nos abrió no sólo las puertas de su oficina de gestión social, sino de su corazón para hablarnos del momento por el que atraviesa en su vida, tras un lamentable y aparatoso accidente automovilístico que sufrió hace un año en carretera cuando regresaba de la Ciudad de México a nuestro estado, luego de cumplir con su trabajo en el Senado.

A pesar del percance, Itzel ha pasado por todo un proceso de rehabilitación que le ha permitido ir dejando atrás las secuelas para su reincorporación a la vida productiva en Palacio de San Lázaro, donde preside la Comisión Especial de Rescate y Gestión de la Mexicanidad.

“Este es un elemento que nos une como mexicanos, un ejemplo es el futbol, que nos une a todos, sin colores de partido o clases sociales, es el fervor mexicano que nos caracteriza como la lealtad, la solidaridad; muchos de los males que nos aqueja es la falta de promoción a los valores”, considera.

De igual forma, está inmersa en los trabajo para sacar adelante las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, como Secretaria de Desarrollo Social y de Radio, Televisión y Cinematografía, mismas que espera que salgan adelante en los próximos días.

La senadora destaca que la Ley de Telecomunicaciones permitirá que el internet esté al alcance de todos, “incluyéndome a mí como usuaria del teléfono celular como el adiós al roaming, que se cobre como llamada local y abrir el monopolio a la telefonía para que exista libre competencia, mejores servicios y tarifas para los usuarios; además de pasar a la era digital con el famoso apagón analógico, que ya se está registrando en algunos estados del país”.

Para Ríos de la Mora, la discusión que se da al interior del Congreso de la Unión para la aprobación de las leyes es válida, ya que muchas iniciativas no han salido por falta de consenso, “la política es negociación, lo importante no es mayoritear, sino sacar por consenso las reformas políticas. No hay cerrazón del PRI, que es de línea abierta; hay que esperar, negociar, cabildear para que la oposición se sume, necesitamos a todos los partidos para sacar leyes que beneficien a la sociedad”, puntualizó.

CANDIDATURAS, NO SOLO POR

GENERO, SINO POR CAPACIDAD

Respecto a la cuota de equidad de género del 50 por ciento para hombres y mujeres que impulsó el presidente, Enrique Peña Nieto, la senadora priísta comentó que a nadie debe extrañar que si la mayoría del padrón electoral son mujeres, el 50 por ciento de las candidaturas sean para este género, “qué nos falta, impulsar y capacitar a más mujeres, no es un tema de género, sino de capacidad; yo estoy convencida de que no es llegar por el hecho de ser mujer, es llegar porque me siento capaz, porque tengo las aptitudes para en caso de llegar a un cargo de elección dar resultados a la población.

“Tampoco se trata de que por ser mujer no puedas llegar y decir ¡ay, es mujer, hazte a un lado! Porque así ha sido, la política ha sido escrita por varones, cuando en su mayoría las presidentas de los seccionales, de colonias, las que hacen política son mujeres.

“Se requiere a esos perfiles, capacitarlos, empujarlos, para no sólo cumplir con la cuota, sino que al llegar a las diputaciones generen políticas públicas a favor de las mujeres”.

Itzel Ríos puntualizó que un gran ejemplo de la mujer en la política fue doña Griselda Alvarez, primera gobernadora de Colima y del país. Dijo que por el momento no aspira a ningún otro cargo en la política, sino a cumplir con su encomienda en el Senado de la República, trabajar por sus representados y vivir intensamente cada día de su vida.

Sobre el reconocimiento de “Mujeres de Excelencia”, que recibió de la Cámara Nacional de la Mujer (Canadem), señaló que lo recibe con emoción no por su ego, sino como un motor para seguir adelante como persona y en el servicio público.