Mujer, política y sociedad


María Guadalupe Pérez Mejínez.-

 

VISFOCRI COSECHA LO

QUE SEMBRO EN EL 2003

 

El tema de la integración del Organismo Público Electoral Local (Opel) todavía está vigente con el nombramiento de la periodista Verónica González Cárdenas como consejera electoral por tres años, en sustitución de Adriana Ruiz Visfocri, a quien el Tribunal Federal Electoral (Trife) revocó su designación por no ser idónea para ocupar dicho cargo, en virtud de sus antecedentes antidemocráticos, bajo el argumento de que ella, cuando fungió como presidenta del Tribunal Electoral del Estado, al calificar las elecciones que ganó el priísta Gustavo Vázquez, y en su pretensión de echar abajo la votación total de las casillas de Tecomán, para dar el triunfo al panista Antonio Morales, “alteró el sentido de un proyecto acordado con lo que se considera que se condujo con una conducta jurídicamente reprochable, pues con su actuar puso en riesgo los principios rectores de la materia contenciosa electoral y por ello su actuar no resulta confiable, cuestiona y pone de manifiesto su reputación e idoneidad para conducirse en un cargo de la función electoral”.

Es decir, los magistrados del Trife emitieron un resolutivo en contra de Visfocri, por el lado de su conducta reprobable y no por el argumento de que al quedar integrado el Opel Colima por cinco mujeres se rompía el principio de equidad, otro de los motivos de la impugnación que presentó el CEN del PRI.

Ante el revocamiento de su nombramiento, la ex consejera se dice víctima de violación a sus derechos humanos y señala que apelará; además, en una actuación mediática, afirma que no fue notificada y que no tuvo derecho a audiencia, lo cual es falso, como todo lo que hizo en el 2003 en contra de Gustavo Vázquez.

La sentencia de la sala Superior establece que le sea notificada la resolución. En la página 11 de la sentencia SUP-RAP-142/2014 y acumulado, en el inciso F), denominado tercera interesada se cita “se tiene con el carácter de tercera interesada a María Elena Adriana Ruiz Visfocri, quien manifiesta en su escrito respectivo un interés jurídico contrario al que pretende el partido político actor; su respectivo escrito fue presentado ante la autoridad responsable”.

De dicho documento se hace constar su nombre y firma autógrafa, lo cual evidencia la facilidad para mentir y hacerse la víctima.

Por cierto, llama la atención la defensa a ultranza que hizo de esta señora la consejera electoral del INE, Pamela San Martín, quien la pone como mártir de la democracia y casi perseguida política porque para ella es “pecata minuta” el hecho de que se le acuse de tener una actuación jurídica reprochable y que puso en riesgo los principios rectores en materia electoral, “me parece inaceptable una resolución como la que fue dictada por el Tribunal Federal Electoral, pues es una resolución que va más allá de cualquier valoración que cualquiera de nosotros pudiéramos tener, (sic), respecto de una apersona que fue nombrada por nosotros ella como ciudadana mexicana, goza de algo que se llama derechos, derechos humanos principalmente (recontra sic)”, y no se detiene ahí la defensora de Visfocri, al expresar que el Trife actuó más allá de su presunción de inocencia, “hace 11 años ocurrieron los hechos, que ella como magistrada presentó una sentencia que posteriormente el Tribunal dijo que carecía de validez jurídica”.

Según San Martín, la ex consejera no fue vencida ni oída en juicio (lo cual es falso, ahí está la sentencia del Trife) y afirma que se atenta contra la reputación de Ruiz Visfocri. Que le pregunte a los casi 110 mil ciudadanos colimenses que en las elecciones extraordinarias del 2003 refrendaron el triunfo de Gustavo Vázquez (Q.E.P.D).

 

EL INE VIOLO

SU PROPIA

CONVOCATORIA

 

Con la actuación del consejero Marco Antonio Baños, encargado de la comisión de vinculación con los Organismos Públicos Locales que propuso a los candidatos a integrar dichos organismos, se pone en evidencia que el Instituto Nacional Electoral (INE) violó su propia convocatoria al no respetar los derechos políticos-electorales de quienes competimos por dicho cargo, ya que en sus motivaciones dijo que no se había aprobado el nombramiento de nadie que tuviera vínculos partidistas para garantizar la imparcialidad, lo cual es falso, ya que en los Opel de los 18 estados hay consejeros de todos los colores.

En el caso de Colima, el ahora ex presidente estatal del PRD, Oscar Vázquez Chávez, declaró a los medios que su partido desde el primer momento impulsó las candidaturas de Isela Guadalupe Uribe Alvarado, Benjamín Caro González (con quienes se sentían bien representados, así lo dijo), y de la propia Adriana Ruiz Visfocri. Estos tres curiosamente fueron propuestos por Marco Antonio Baños: Isela Guadalupe y Benjamín Caro fueron aprobados por el Consejo General del INE para ser consejeros por seis y tres años, respectivamente; pero en forma sorpresiva y de última hora, el segundo “renunció” por así convenir a sus intereses (es profesor de Michoacán y funcionario del INE en ese estado, pero compitió por Colima), y en su lugar pusieron a Visfocri, a quien también impulsó el PRD y que también fue avalada por el dirigente del PAN, quien la califica como una persona “imparcial”.

En dicha convocatoria del INE para el nombramiento de los consejeros electorales establece que los aspirantes no deben ser dirigentes nacional, estatal y municipales de algún partido político, ni haber sido candidato a cargos de elección de elección en los últimos cuatro años, ni ser presidentes municipales, regidores u ocupar cargos en el gabinete estatal, pero jamás cierra la posibilidad de que algún militante de un partido pueda acceder a dicho cargo, lo cual fue ratificado por los magistrados del Trife, aduciendo en sus resoluciones que esto no es un impedimento.

De ser así, que en las próximas convocatorias pongan este “candado”, para que los ciudadanos que buscan una postulación al tener sus derechos a salvo, no pierdan su tiempo y esfuerzo, vaya, hasta sus recursos económicos para ir hasta la Ciudad de México para las entrevistas, al aprobar todos los exámenes y etapas, como fue mi caso y el de muchos que confiamos en la buena fe del recién creado Instituto Nacional Electoral (INE) y cuyos integrantes, en su elección, fueron cobijados y avalados por los diferentes partidos políticos representados en la Cámara de Diputados. Que no digan ahora que vienen de un mundo raro.

Mi correo: mejínezlupita @yahoo.com.mx