Modelo urbanístico inadecuado aumenta costos en servicios públicos


Carlos Rafael Martínez Valdez

En el municipio de Colima se debe regresar a habitar el centro de la ciudad; es un error el modelo urbanístico que se está siguiendo, que es expandirse hacia las orillas, haciendo más cara la vida para las familias, como para el ayuntamiento, el cual debe proporcionarle los servicios básicos.

Lo anterior fue dado a conocer por Jesús Ríos, director del Instituto de Planeación de Colima (Ipco), quien mencionó que no es rentable para el ayuntamiento tener que brindar los servicios a colonias muy orilladas, donde tienen que pasar kilómetros vacíos para llegar al lugar; por ejemplo, la recolección de basura es un gran gasto en combustible y tiempo para sólo recolectar los desechos de esas colonias.

Y por otra parte, tener zonas en el centro con todos los servicios, energía eléctrica, agua, pero sin habitantes, porque aunque son terrenos deshabitados, siguen generando un gasto a la ciudad, como es la inseguridad y la acumulación de basura.

Los costos de los servicios públicos se han incrementado en el centro de la ciudad de Colima debido a la poca población, pues después del terremoto del 2003 la población pasó de ser de 60 habitantes por hectárea a 19; además de que la expansión urbana se ha dado hacia las orillas, dejando de aprovecharse las conexiones eléctricas, redes de drenaje, agua potable o calles pavimentadas.

Lo anterior fue dado a conocer por Jesús Ríos, director del Instituto de Planeación de Colima (Ipco), quien mencionó que no es rentable para el ayuntamiento tener que brindar los servicios a colonias muy orilladas, donde tienen que pasar kilómetros vacíos para llegar al lugar; por ejemplo, la recolección de basura es un gran gasto en combustible y tiempo para sólo recolectar los desechos de esas colonias.

Ante lo anterior, es necesario actualizar y modificar el Programa de Desarrollo Urbano, debido a que tiene 16 años vigente y su desarrollo es expansivo, por lo que debe ser modificado para que el crecimiento sea hacia el centro de la ciudad.

Asimismo, añadió que de acuerdo con la tendencia poblacional que presenta el municipio, se estima que habrá espacios habitables para más de 50 años en la zona centro de Colima; además de que se encuentran las famosas Casonas, las cuales eran utilizadas por familias muy numerosas; sin embargo, si se cambiaran a viviendas más pequeñas, pudieran tener costos accesibles para las personas, por lo que empezarían a habitarse.

Añadió que los terrenos donde se destruyeron casas a consecuencia de los sismos, son fuentes dañinas para los vecinos, ya que pueden crear fauna indeseada, además de ser el lugar ideal para personas que buscan drogarse u ocultarse después de cometer algún delito.

Este tipo de situaciones hacen que busquen nuevas formas de adaptar la ciudad, ya que también fue erróneo el planteamiento, unos años atrás, de querer diseñarla para facilitar el tránsito vehicular, siendo el Tercer Anillo Periférico la última gran inversión en ese tema, en el cual no se puede cruzar de forma segura a pie ni en bicicleta.

Finalizó diciendo que ese tipo de planeación, en lugar de generar soluciones a las problemáticas de la ciudad, generan mayor problema y gasto.