Miguel de la Madrid, arquitecto del nuevo Manzanillo


Texto de Carlos Valdez Ramírez

    -Tercera de cuatro partes-

Miguel de la Madrid Hurtado, el único colimense que ha ocupado el cargo de Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, fue un hombre que amó profundamente a Colima y un gran  estadista que tuvo la visión para diseñar el Manzanillo del presente.

En efecto, hoy, Manzanillo es uno de los diez puertos más importantes del continente americano. Y se ubica, de acuerdo con el movimiento de carga contenerizada, en el lugar número 71 a nivel mundial. Es una potencia portuaria, pero también, desde hace un par de meses, se ha convertido en una potencia energética, pues en este punto del país se genera la energía que consumen un poco más de doce millones de personas en el occidente y el bajío de México.

Pero el Manzanillo de nuestros días no lo entenderíamos sin la visión de Miguel de la Madrid Hurtado. Su hermana Alicia y su cuñado Ricardo Raphael Escogido, nos hacen un recuento de las obras que se construyeron durante su sexenio en este municipio:

“Primero que nada hay que recordar que durante su mandato presidencial, Colima fue gobernado por la maestra Griselda Alvarez y por Elías Zamora. A ellos les tocó ejecutar el Plan Colima, un ambicioso proyecto a través del cual el presidente de México le dio innumerables beneficios a su estado. Y en concreto, es justo decir que fue el arquitecto que diseñó el Manzanillo que hoy conocemos”.

Y Ricardo Raphael habla de las obras que se ejecutaron en Manzanillo durante el sexenio presidencial del colimense: “Primero que nada, tuvo la enorme visión de expropiar 244 hectáreas del ejido del Pacífico y ahí se dio el arranque para lo que sería el principal asentamiento humano no sólo de Manzanillo, sino de todo el estado, lo que hoy conocemos como Valle de Las Garzas.

En un principio, se tenía la estimación de que ahí vivirían un promedio de siete mil familias, pero las estadísticas han cambiado y de acuerdo con los datos que se tienen en el presente, el Valle tiene un promedio de ocho mil casas.

Pero no fue todo: Para que Manzanillo pudiera tener el crecimiento que tiene hoy, tanto en su zona portuaria como en las áreas urbanas, lo primero que se debería garantizar es que la ciudad y el puerto contaran con el agua suficiente. Así fue que construyó el acueducto Armería, con el que se logró garantizar el suministro de agua. Incluso, al día de hoy, ese acueducto garantiza el abasto del vital líquido para poco más de 150 mil personas, que de acuerdo con los censos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, viven en Manzanillo”.

La mano de Miguel de la Madrid, pero sobre todo, su visión, la vemos en muchas de las grandes obras urbanas que tenemos en el Manzanillo del presente: Por ejemplo, la construcción del boulevard costero, cuyo primer tramo abarcó desde la comunidad de Santiago y culminó en la glorieta de El Velero, en el acceso a la colonia Las Brisas. Como gratitud de la ciudad a esa obra, el Ayuntamiento porteño tomó la decisión de que llevara el nombre del ex presidente de México.

Otra de las grandes obras en beneficio de la gente de Manzanillo fue el aeropuerto de Playa de Oro, lo que permitió unir a este destino turístico y portuario por la vía aérea con el resto del país. También, durante su gobierno y en la gestión municipal de Elías Zamora Verduzco, se construyó el libramiento carretero conocido como de El Naranjo, una de las vialidades de mayor utilidad  en estos momentos.

Alicia de la Madrid Hurtado, su hermana, pero también su secretaria privada durante los seis años en que el colimense despachó como depositario del Poder Ejecutivo Federal, comenta  “mi hermano amó profundamente a Colima. Muchas de las obras que él construyó son hoy el pivote de la modernización que vive nuestro estado en el presente. Pero en el caso concreto del municipio de Manzanillo, siempre tuvo la visión de que con los Tratados de Libre Comercio, con el paso de los años, sería uno de los puertos más notables del mundo. Y hoy, lo vemos con mucha frecuencia en los noticieros de la televisión, es el puerto de México número uno en el movimiento de carga contenerizada y eso es muy bueno para la economía no sólo de Manzanillo y de Colima, sino para la economía del país”.

Sin embargo, la obra más importante que Miguel de la Madrid construyó en el municipio de Manzanillo fue la planta termoeléctrica Manuel Alvarez, misma que hoy en día, abastece de energía eléctrica a un poco más de doce millones de personas y a las empresas que se encuentran ubicadas en el occidente y en el bajío. “Construir esa planta le permitió a México garantizar la generación de energía y ser, en consecuencia, un país de vanguardia, un país que sustenta su desarrollo gracias a las obras que se construyeron en el pasado de corto plazo”.

La construcción del Hotel Sierra, la consolidación del hotel Las Hadas como uno de los más selectos y visitados del mundo, son algunos referentes de los beneficios que le dejó a Manzanillo el paso de Miguel de la Madrid Hurtado por la presidencia de la República. No se entendería el puerto de nuestros días sin la visión, pero sobre todo, sin el impulso que le dio Miguel de la Madrid.

Por ello es que, el único colimense que ha llegado a ser Presidente de México, trae puesto el traje de ser el arquitecto que diseñó lo que hoy conocemos como Manzanillo, el puerto más exitoso de México y el número siete de América Latina.