México está fuerte física y mentalmente: “El Piojo” Herrera


El director técnico de la selección mexicana, Miguel “El Piojo” Herrera, afirmó que su equipo está fuerte física y mentalmente para enfrentar a Brasil, en partido de la segunda jornada del grupo A de la Copa del Mundo de fútbol Brasil 2014.

Ante la presión que significa enfrentar al conjunto local y favorito de los expertos para ganar el campeonato, Herrera indicó que los dos planteles buscarán la victoria, pero Brasil saldrá más presionado por su condición de local.

“La responsabilidad de ambos en este grupo es ganar los tres partidos y eso nos pone al parejo, pero nosotros estamos mentalizados de salir con la idea de ganar y sumar los tres puntos que nos permitan hablar de otra cosa”, expresó el seleccionador.

En relación al once titular frente a la verdeamarelha, “El Piojo” apuntó que abrirá con los mismos jugadores que lo hicieron ante Camerún, con Oribe Peralta y Giovani dos Santos en la delantera.

En el centro del campo estarán José Juan Vázquez, Andrés Guardado y Héctor Herrera, con Paul Aguilar y Miguel Layún como carrileros, y en defensa Francisco Rodríguez, Rafael  Márquez y Héctor Moreno. La portería será defendida por Guillermo Ochoa.

Herrera también se refirió a los comentarios realizados sobre su equipo por el técnico brasileño Luiz Felipe Scolari, quien dijo a los aficionados brasileños que no se crean será una fiesta, porque el equipo mexicano siempre ha jugado muy bien contra ellos.

“El Piojo” comentó que les halaga que un técnico exitoso, con la selección más sólida para ganar el Mundial, hable bien de México, pero que no se confiarán porque Brasil tiene jugadores que cambian el rumbo del partido al más mínimo descuido.

Los mexicanos se sienten arropados por la afición mexicana que les ha demostrado un gran afecto.

Un numeroso contingente de aficionados llegó al hotel donde se hospedan y armaron un gran bullicio para demostrarles su apoyo a los jugadores de cara al partido de mañana.

Los jugadores vieron cómo los aficionados invadieron el hotel y con porras y canciones como  “Cielito lindo” les robaron minutos de descanso. Los futbolistas aprovecharon para tomar vídeos y fotos desde los pasillos de sus habitaciones.