Más de cien familias viven de la pesca rudimentaria


Francisco Hernández Negrete

Más de cien familias, la mayoría procedente de otras entidades como Guerrero y Michoacán, viven de la pesca rudimentaria utilizando solamente un carrete de cuerda de nylon y algunos anzuelos para obtener el sustento diario en el muelle de los Prestadores de Servicios Náuticos “Pez Vela” o en el puente del Tapo de Ventanas.

Indicó Gabriel Vieira García, quien viajó de su natal Guerrero a este municipio, con la intención de emplearse como estibador en el Puerto Interior y aunque logró colocarse, no aparece todos los días en la lista de para poder trabajar y es por ello dijo, que tiene que buscar alternativas para darle de comer a su familia.

Admitió que la actividad no siempre es tan redituable, porque la mayoría de las capturas son de peces de poca calidad y difíciles de comercializar para obtener algo de dinero para otros gastos. Aunque agradece -dijo- que de alguna forma, la pesca le garantiza la comida del día.