Manzanillo debería ser proveedor nacional de mariscos


Desde el Malecón

Columna de Víctor Manuel Martínez

Algunas especies se tienen que comprar desde Guadalajara, que no es costa

Manzanillo un puerto sobre la costa del Pacífico, no cuenta con venta de mariscos. Si nos comparamos con otros puertos del mismo litoral, en Nayarit, Sinaloa, Sonora, Baja California y Baja California Sur, que son un paraíso de la venta de mariscos, no tenemos nada.

Algunas de estas especies, como la jaiba y el camarón, se puede decir que se salvan; otras se tienen que importar y algunas, no las conocemos más que de nombres (y a veces ni de nombre).

Anteriormente, en Manzanillo había abundancia de estos mariscos, tanto que hasta la gente pobre los comía de manera habitual; hoy solamente se encuentran en restaurantes caros.

En algunos otros casos, tristemente algunos ejemplares se tienen que ‘importar desde la ciudad de Guadalajara, que no es costa. Claro que la Perla Tapatía es un centro de distribución comercial importante a nivel nacional, pero puertos como el nuestro, deberíamos ser proveedores.

Muchos piensan que los pescados son mariscos, pero no. Aunque también son productos del mar, no son lo mismo. Ojo, que al decir mariscos no hablo de pescados, como mucha gente confunde: Me refiero a almeja, pata de mula, caracol chino, caracol burro, percebe, lapa, abulón, erizo, gorro, mejillón, langosta, ostión, camarón, jaiba, pulpo, calamar, langostinos, pepinos de mar y un largo etcétera.

Según la definición de la palabra: Un marisco es un animal marino invertebrado comestible, que incluye a los crustáceos, moluscos (incluyendo a los octópodos), equinodermos y urocordados.

Algunos especímenes no los consumimos en Manzanillo, a pesar de ser considerados manjares en otras partes del mundo y en nuestro propio país, como es el caso del erizo, que lo tenemos en abundancia, pero no lo consumimos; no lo conocemos como alimento.

La gastronomía basada en mariscos es un atractivo turístico de los puertos, pero esta oferta se encuentra de forma muy pobre en Manzanillo.

Hace 20 años que se construyó el Mercado de Pescados y Mariscos en la Playita de En Medio; sin embargo, muy poca variedad es la que ahí se puede encontrar, además de unas instalaciones deprimentes.

Si uno busca ostión, gorro o almeja, lo mandan a El Tajo a comprar con personas que los venden bajo los rayos del Sol en unas bolsas con agua, sin refrigerar, a precios muy elevados y el agua, que también pesa, igual se la cobran.

Al parecer, nuestras aguas están muy afectadas por la contaminación, de manera que no dan una producción abundante, por lo que urge implementar la maricultura, para que podamos ofrecer, como buen destino de playa, una diversidad de productos frescos para el visitante y el local, incluyendo platos más exóticos que únicamente camarones.

Se el primero en comentar en "Manzanillo debería ser proveedor nacional de mariscos"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.