Manzanillo a través de sus vías lagunas y el mar


Mayahuel Hurtado.-

COMPROBADO, nuestras vialidades resultan ineficaces para poder canalizar las aguas provenientes de lluvias torrenciales. Como muestra, la tormenta que se registró, en donde aplica la regla “sálvese quien pueda”, así de irónico como se lee.

Basta preguntarle a los porteños que se quedaron varados en alguna vialidad o en el interior de sus casas sintieron los efectos de la tormenta, a los que vieron cómo la corriente se llevaba sus vehículos y aquellos que sus carros hoy están descompuestos debido al exceso de agua que ingresó al motor. También a las madres de familia que estuvieron angustiadas por no poder llegar a sus hogares al salir del trabajo y a los adultos mayores que se guarecieron de la lluvia donde Dios les dio a entender.

Esta situación es para preocuparse y de inmediato se deben tomar medidas para evitar que en esta temporada de huracanes no le toque a los porteños bailar con la más fea.

DEFICIENCIAS en alcantarillado y drenaje señalan vecinos de las colonias Jardines de Santiago y Lomas Verdes, ya que fueron testigos del levantamiento de tapas de alcantarillas, siendo el daño más severo el que se registró en la Avenida de las Rosas, donde los caudales de agua, acompañados de fétidos olores, fueron motivo de que trabajadores de la Capdam estuvieran solucionando el problema.

Le espera mucho trabajo a Daniel Cortés, ya que debe realizar un análisis profundo de focos rojos, en los que se requiere con urgencia la realización de bocas de tormenta.

MARCHA contra el feminicidio, un logro de las mujeres porteñas que están enviando un mensaje muy concreto para evitar la violencia de género, por lo que el recorrido que se realizó de manera pacífica el día lunes, es una muestra de la preocupación que impera al saber que nuestro estado es uno de los que ocupa los primeros sitios de violencia contra la mujer.

Los 10 municipios nos hemos paralizado con los lamentables feminicidios ocurridos en diferentes puntos del estado de Colima, es una muestra de unidad, de decir ¡ya basta de violencia!, de no permitir que una mujer sea violentada y que a falta de acciones pertinentes por parte de las autoridades de diferentes niveles y sectores se pierdan vidas.

Mi reconocimiento para las valientes mujeres que se decidieron a marchar en Manzanillo, para la defensa de todo nuestro género.

EL SUICIDIO, a la alza. Resulta lamentable enterarse que en nuestra entidad se están registrando nuevamente casos de suicidio, las causas son diversas y la gran responsabilidad será estar cercanos a adolescentes y jóvenes, escucharlos, estar al pendiente de sus necesidades y poder orientarlos para que tengan una mejor calidad de vida, para que encuentren opciones para vivir y no perderse en los mares de la depresión, que en un grado crítico los orilla a atentar contra su vida.

PARADEROS de mala calidad. Esa evidencia dejó la lluvia del lunes, algunos de ellos no soportaron el embate de las aguas, deteriorándose o dañándose por completo. Otro foco de alerta que se enciende, si consideramos que los ciudadanos que usan el transporte público en medio de una tormenta consideran estos sitios como seguros; gran trabajo le resta a la dependencia correspondiente, Obras Públicas y Desarrollo Urbano, para inspeccionar cualquier sitio que pueda representar un riesgo para la población.

FALTA PERSONAL en Protección Civil, por lo menos se requiere un paramédico, un socorrista y dos auxiliares de Protección Civil por cada 20 habitantes, para que se pueda reaccionar ante situaciones de desastres naturales y prestar de manera rápida y organizada auxilio a la población.

Ante esto, nos enfrentamos con una triste realidad, el personal de Protección Civil suma la cantidad de 11 personas para atender las necesidades de 160 mil pobladores.

Manzanillo es una tierra bendecida por Dios, aprovechemos esas ventajas y preparémonos para de necesitar hacer frente a una contingencia, contar con el personal suficiente para brindar el apoyo, pues como el nombre de la dependencia lo dice, fue diseñada para proteger a los civiles.