Manzanillo a través de sus vías, lagunas y el mar


Mayahuel Hurtado.-

 

“Ley Chaleco”: Demasiado se ha escrito del tema, tantos inconformes ante esta ley, opiniones diversificadas y tantos Robin Hood que emergieron para “salvar” a quienes utilizan la motocicleta para realizar diversas tareas, hicieron historia, pues la voluntad que surge de una medida de seguridad que consideraron “denigrante”, hoy forma parte de las odiseas del ciudadano en aras de que el gobierno escuche sus demandas.

La “Ley Chaleco” fue depurada, calcinada, abortada y sirvió para algunos como medio de ataque para inútilmente evidenciar al gobernador Mario Anguiano; pero a nivel de calle, existe una lectura muy distinta a la de quienes orquestaron esta gesta. Les falló la reacción del gobernador y de tener el control de un ataque intenso; sin más, sus fusiles resultaron de salva.

La gente tiene al día de hoy una imagen de la máxima autoridad en el estado: Benevolente, justa, sensible, humana e interesada en la voluntad de las masas. Aquí queda una reflexión: ¿El gobernador Mario Anguiano pasará a la historia del estado de Colima por los avances y resultados de su Plan de Desarrollo, por hacer de nuestro estado puntero en sectores diversos o por ser el actor político más atacado para debilitar la supremacía de sus decisiones?

Issste trabaja con lo que tiene: Con la infraestructura y el personal de hace más de dos décadas, el Issste Manzanillo hace frente a la demanda en el sector salud de los derechohabientes porteños. Cabe destacar que las instalaciones al día de hoy resultan insuficientes, pues sólo se cuenta con un cubículo de urgencias y en hospital, el número de camas es insuficiente, en ocasiones, para hacer frente a los arribos.

¿Pero qué hay detrás de esto? Lamentablemente, los derechohabientes del Issste se concentran en su mayoría en la ciudad de Colima, a pesar de que los trabajadores radican en un gran porcentaje en Manzanillo, limitando de alguna manera que el Instituto porteño refleje en estadísticas reales la urgente necesidad de contar con un hospital por lo menos de segundo nivel, pues no debemos olvidar que Manzanillo abastece la costera de Michoacán y Jalisco.

¿A dónde irán los cocodrilos? La temporada alta que trae consigo las vacaciones de verano ya está cerca y han subestimado el asunto de la aparición de cocodrilos en zonas urbanas y algunas más de recreo, como lo son las playas públicas. El hecho es que no se ha tomado ninguna directriz para asegurar aquellos lugares donde los cocodrilos pasean alegres y lo que es peor, no existen anuncios para alertar a la población de la presencia de estos ejemplares.

Recordemos que por un proceso migratorio, debido a las alteraciones a su medio derivado del crecimiento portuario, estos animales han buscado otros sitios donde establecer su nuevo hábitat, lo cual para los expertos es un proceso natural, pero el problema se dará cuando en esa búsqueda alguien resulte lastimado y aunque Protección Civil haga sus esfuerzos por capturarlos, se requiere de un departamento especializado que acuda de inmediato a atender la llamada, no media hora después o dos horas, cuando los vecinos por desesperación se tuvieron que convertir en “cazacocodrilos”.

Un pendiente para la agenda de Manzanillo en que autoridades de los tres niveles de gobierno deben participar con la misma intensidad, no solamente dejando esta responsabilidad compartida a la autoridad municipal.

Morena y sus seguidores en el puerto: De manteles largos se encuentran los seguidores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), ya que el día de ayer se registraron como fuerza política para contender en los comicios del 2015.

Tendrá que trabajar para por lo menos obtener un tres por ciento de la población votante, lo que les garantizaría su registro como partido político. El primer reto para Andrés Manuel López Obrador (Amlo), personaje que está más vivo que nunca, será el primer domingo de junio, donde su historia en las páginas de la política nacional consoliden una de sus más grandes aspiraciones, aunque ello represente que no sea pensado como candidato.

Amlo construyó dos candidaturas, en 2006 y 2012, que en la transición política marcaron la tendencia de un movimiento de izquierda que demostró a millones de seguidores de todo el país que tiene injerencia para mover los hilos de la política y más los de la izquierda, que está tras bambalinas esperando su momento de arribar al escenario.

Morena, hoy por hoy, en Colima y Manzanillo, está presente y se sabe que quizá no gane una elección, pero en definitiva restará votos al PRD, PT y a las fuerzas políticas minoritarias, convirtiéndose en un equilibrio que regule de una manera tácita a los partidos de izquierda.

“En política, una regla de oro consiste en que nadie puede ser descartado, ni mucho menos debe darse por muerto”, siendo el mejor ejemplo Amlo, figura política desgastada para algunos, obstinado o soñador para otros y valiente para las masas que lo siguen.