Manzanillo a través de sus vías, lagunas y el mar


Mayahuel Hurtado.-

INCONGRUENCIA: Donde hay puentes, los peatones cruzan por zonas peligrosas, arriesgándose a ser envestidos por automóviles; y donde se requieren puentes, mismos que han solicitado los ciudadanos, no hay la posibilidad de su desarrollo.

Haciendo un recuento, en Santiago, frente al terreno de conocido tianguis, en las zonas más riesgosas del arroyo, en el crucero de Las Brisas, en la 16 de Septiembre, sobre el boulevard, así como en el crucero de San Pedrito, entre tantas otras zonas, son una verdadera necesidad los puentes peatonales debido al paso constante de personas durante la semana, pero falta reeducar a la población, hacerlos más conscientes que en donde hay puentes, hay que utilizarlos, y donde se requiera, hay que cruzar por zonas peatonales seguras.

No es novedad ver a las personas “torear” vehículos y cruzar por el camellón, poniendo en riesgo sus vidas y la de los pequeños cuando son madres quienes cruzan de manera indebida.

Un llamado a los porteños para hacer uso eficiente de los puentes y cruces con señales, respetar semáforos y atender a las indicaciones de los oficiales viales, pues una comodidad de ahorrarse unos escalones o ir a cruzar a la esquina, puede significar la diferencia entre deambular ileso o resultar herido en un accidente.

RECUENTO: A todos nos queda claro que en Manzanillo podemos medir la capacidad de almacenamiento de aguas pluviales de las principales vialidades tras una hora de lluvia torrencial intensa; para muestra basta ver las decenas de vehículos que la noche del pasado martes se quedaron varados al no poder circular de manera segura debido a las inundaciones que se localizaron en ciertas arterias viales, mismas que dejan una arista para que se inicien acciones para canalizar esos torrentes que nos deja el paso de depresiones, tormentas tropicales y huracanes, considerando que apenas inició la temporada de lluvias y ya es visible la presencia de lodo, encharcamientos e inundaciones moderadas que representan un problema para quienes conducen, pero más para aquellos porteños transeúntes que a diario se movilizan a escuelas o a sus trabajos.

Nos queda claro que se ha avanzado en el cuidado de las vialidades en la administración de Virgilio Mendoza, ahora falta acentuar los puntos rojos que estas lluvias dejaron al descubierto; sabemos que la naturaleza es impredecible, pero la ciudadanía, manteniendo limpios canales, arroyos y vialidades y el municipio haciendo su parte, como hasta el día de hoy, nos brinda la confianza de dar solución a la mayoría de los casos que impactan en temporal de lluvias.

ESTUPEFACIENTES: De manera ligera se señaló que en planteles educativos se “permite” la venta de droga como el crack y la mariguana; permítame decirle que las acusaciones son falsas, en principio de cuentas porque las escuelas son centros educativos, no madrigueras de la delincuencia; mis respetos para todos y cada uno de los trabajadores de la educación que se esfuerzan a diario porque sus alumnos obtengan los aprendizajes esperados que las jornadas intensas de los Consejos Técnicos Escolares son espacios para analizar a detalle las problemáticas que atraviesa cada plantel y se traza una ruta de mejora; en ella queda de manera detallada los mecanismos a seguir para abordar la problemática de cada alumno.

Pido una moción de prudencia del profesor retirado Héctor Lara Chávez, “el activista”, quien se atrevió a realizar semejante acusación, pues está calumniando a cientos de trabajadores al señalar planteles en que se suscitan estos hechos y que ofrecen servicios educativos en ambos turnos, le recuerdo profesor que cada uno de ellos tienen derecho legítimo de réplica y al generalizar este problema le suma a por lo menos nueve mil trabajadores de la educación, a nivel estatal. Recordarle al profesor Lara Chávez, que al docente no se le permite revisar mochilas, pero se cuentan con mecanismos para mantener la vigilancia en el alumnado, a ningún maestro le conviene cometer “omisión”, que es un delito del orden administrativo para servidores públicos; por tanto la responsabilidad mayor recae en la vigilancia de los padres de familia, quienes pueden revisar a detalle las mochilas antes de que el alumno ingrese al plantel, así como estar pendiente del comportamiento de sus hijos.

No se vale darle patadas al pesebre, usted también fue profe, estos señalamientos los veo tendenciosos, para colocar el dedo en la llaga y debilitar más la figura del profesorado ante la sociedad y si nos vamos un poquito tras bambalinas, usted pretende desacreditar una figura magisterial que está en la mira de los comicios del 2015 y con todo respeto profesor, Lara Chávez, no se vale, porque aparte de ser desleal, poco ético, carece de fundamentos.

En próximas entregas daré datos pormenorizados de la realidad de las circunstancias, del verdadero origen de donde nace dicha acusación y espero por lo menos una disculpa pública para centenares de personas que actualmente están señaladas como “permisoras”, eso también incluye a los padres de familia.

BAJA RENTABILIDAD: Así definen expertos en mercadotecnia a la zona del Centro Histórico, con embotellamientos, falta de espacios para estacionarse y ya ni qué decir del constante reclamo de los comerciantes relacionado con la falta de atractivos, sin duda alguna habrán que diseñar estrategias que por lo menos garanticen que los negocios que aún están en pie tengan rentabilidad y no sean “negocios exprés” que inician con todos los ánimos y tras cuatro meses, terminan por cerrar sus puertas, pero dejemos al tiempo y los resultados, pues a todos nos queda claro que la carta de presentación de Manzanillo es, sin duda alguna, el Centro Histórico.