Manzanillense, a punto de perder la mano por cohetito


La Chicharra

Columna de Héctor Javier Morán

Una vez más las desgracias vuelcan a los hogares de Manzanillo, en esta ocasión una persona del sexo masculino está a punto de perder la mano derecha al explotarle un cohetito este pasado 24 de diciembre.

Posiblemente sea trasladado a la ciudad de Guadalajara, donde los médicos harán un gran esfuerzo al intentar una cirugía reconstructiva.

Años atrás han ocurrido desgracias similares, y aun así no hacemos conciencia de lo peligroso que es al tener en nuestras manos o en nuestro poder un artefacto explosivo, ya que en muchas ocasiones lo vemos algo insignificante.

  Hoy por hoy existe una denuncia en el ministerio público de una persona que se le quemó su casa que se ubica en la calle Prolongación Allende en la zona centro de Manzanillo, en donde unos chiquillos por prender todo tipo de tronadores, lograron incendiarle su vivienda y ahora, los padres no se quieren hacer responsables de los daños causados.

Las autoridades están hartas de tantos avisos y despliegues que hacen en todos los medios de comunicación de tener cuidados al estar jugando con estos explosivos que pueden ser funestos; sin embargo, hacemos caso omiso a estas advertencias y cuando nos vemos involucrados en algún incidente, queremos que el tiempo vuelva atrás.

En esta Nochebuena nos dimos cuenta cómo los padres de familia les compraban a sus hijos cohetes de alto poder y lo que les decían: Hijos, vayan a tronarlos a la escuela; sin tener la precaución que eso pudiera resultar fatal, mientras que ellos se “divertían”.

Es cierto lo que dijo el lesionado Nicolás González Piña, quien cuenta con 35 años de edad: “La culpa es de uno mismo al tratar de complacer a nuestros hijos de comprarles los cohetitos”, desgraciadamente después de cada accidente ya nada es igual.

Tantos accidentes que han pasado en años anteriores y nadie experimentamos en cabeza ajena; los resultados ahí están, las desgracias ahí están y ninguno de nosotros nos ponemos a pensar qué tan peligroso es el tronar cohetitos.

Algunas preguntas quedan en el aire, pero a decir verdad, qué pasará con su familia, mientras que Nicolás se encuentra incapacitado, todo por un maldito momento en que decidió prender el artefacto; dentro de lo malo, afortunadamente no perdió la vida, solo quedó lesionado gravemente de la mano derecha.

Hagamos conciencia, que estas fechas no se conviertan en sangre, mucho menos que perdamos a uno de nuestros seres queridos, no malgastemos el dinero en tonterías, tenemos que decir a los menores lo peligroso que son al adquirir estos productos tronadores.

Más adelante hablaremos de los accidentes viales que por manejar en estado inconvenientes cuántas vidas se han perdido.

Se el primero en comentar en "Manzanillense, a punto de perder la mano por cohetito"

Deja un comentario

Tu correo electronico no sera publicado.