Mangle dificulta desarrollo turístico en Juluapan


Jesús Lozoya Baeza

 

Ramaderos de playa La Boquita, dudan de que existan condiciones ambientales para que se pueda desarrollar algún proyecto turístico en esa zona, como se ha pretendido desde hace 20 años, cuando el gobierno federal expropió los terrenos para entregarlos a Marhnos y luego los regresó al estado, mismo que terminó vendiendo una parte.

Salvador Zárate Ortiz, representante de los ramaderos, subrayó que el mangle también ha ido expandiéndose en esta zona de humedales y con la legislación existente de protección a esta flora no será tan fácil conseguir, legalmente, las autorizaciones para talar el mangle como lo hicieron en la zona norte del puerto, antes de que se modificara la ley 022.

Además, estimó que será necesaria una enorme labor por parte del gobierno para atraer inversionistas que quieran arriesgar sus capitales en este destino donde no se han resuelto carencias de conectividad, legales, sociales, entre otras que generan condiciones propicias para dar certeza y certidumbre de recuperar una inversión que tendría que ser de docenas de millones de dólares.

Ante ello, aclaró que los nueve ramaderos que tienen en este sitio más de 30 años siempre han estado disponibles para dialogar, pero aclaró que el gobierno ha permitido que se construyan otras chozas en esta tierra sin ley y ese será otro problema antes de poder consolidar aquí un desarrollo inmobiliario.