Luto ambiental por descuido de mangle: Trillo


Carlos García Lemus.-

Estamos de luto porque no se han cumplido los compromisos federales en cuanto al medio ambiente, en el caso específico de la laguna del Valle de las Garzas, a pesar de la importancia que tiene este ecosistema; dijo categórico el diputado del Partido Verde Ecologista de México (Pvem), Mariano Trillo, durante el aniversario por el Día Internacional de la Defensa del Manglar, en Colima y Manzanillo.

Recordó que el pasado 26 de julio la Comisión Nacional Forestal (Conafor) realizó una conmemoración por esta defensa, informando que en el Estado existen 3 mil 192 hectáreas  de manglar, se trata de un ecosistema que aporta grandes cantidades de oxígeno, es capaz de limpiar el agua de contaminantes tan fuertes como el petróleo o el cromo.

Agregó que en él comienza la vida de una fuente de alimento tan importante para el ser humano como es la pesca, además protege a los pueblos de los tsunamis, inundaciones o ciclones, mitiga el cambio climático y ahí descansan un sinnúmero de aves migratorias y mamíferos.

Dijo que en los últimos 30 ó 40 años, en Colima y a nivel nacional se ha destruido el 40 por ciento del mangle que se ubica en las costas, debido al crecimiento de manchas urbanas y zonas portuarias.

Indicó que la principal depredación del mangle en el Estado se debe a dos causas: el crecimiento habitacional y demográfico que agrede las manchas de mangle en Manzanillo, Armería y Tecomán; y el segundo índice de depredación es el movimiento portuario.

Hace algunos años –refirió Mariano Trillo- se agredieron alrededor de 80 hectáreas de mangle para la ampliación de la zona norte. Nos mintieron con que se iba a recuperar, porque es un recurso irrecuperable.

El diputado del Verde afirmó que lo que está esperando la comunidad manzanillense es que la API cumpla su compromiso de rehabilitar de manera total la laguna del Valle de Las Garzas;  que se drague el fondo de la laguna y se revivan todo el montón de especies que se han perdido.

“Las consecuencias las pagamos quienes vivimos en Manzanillo, porque el sustituir mangle por planchas de concreto, ocasiona más calor y lo estamos viviendo en el puerto y la capital, sufriendo temperaturas como nunca antes”, comentó.

Destacó que incluso se corren riesgos en temas de protección civil, pues son más fuertes los aires y en poco tiempo se da un elevado desplazamiento de aguas, sube el nivel y en Manzanillo frecuentemente hay inundaciones. “Todo ocurre porque tenemos un crecimiento habitacional y portuario sin control y sin planeación”, insistió.