Ley Antibullying no acosa al magisterio


La Ley de Seguridad Integral Escolar para el Estado de Colima no acosa al magisterio en el ámbito de la prevención y combate al bullying, aseguró el diputado Arturo García Arias.

Presidente de la Comisión que elaboró el dictamen de la nueva Ley, la de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, García Arias dijo que la Ley de Seguridad Integral Escolar busca proteger la integridad física y psicosocial de los integrantes de la comunidad escolar, al interior y en el perímetro de la escuela.

Explicó que la legislación va mucho más allá de sólo prevenir y combatir el bullying, la Ley busca reducir las situaciones de riesgo, como la presencia de drogadicción al exterior y al interior de los planteles, así como implementar cercos de protección para los estudiantes que permitan prevenir que sean víctimas de delitos como la pornografía infantil y la trata de personas.

La norma pretende regular el entorno al exterior y al interior de las escuelas, donde invariablemente se desarrollan roles específicos que actúan en convivencia social, propensos a distintos niveles de violencia que es necesario prevenir y, en su caso, combatir, señaló el diputado por el municipio de Tecomán.

Muestra de que la legislación no pretende el acoso del profesorado, es que se contempla la creación de Brigadas, instancias de apoyo para la aplicación de la misma Ley, las cuales interactuarán con las distintas autoridades.

Explicó que en cada escuela habrá una Brigada, que se integrará por un mínimo de nueve miembros, dentro de los cuales se contemplarán uno o dos directivos por plantel, y al menos dos maestros, dos padres de familia, dos vecinos del plantel y dos estudiantes.

Respecto a las sanciones contempladas en la Ley en materia de violencia y acoso escolar, Arturo García dijo que las hay para los maestros que sabiendo la existencia de bullying lo toleren o lo oculten a los padres de las víctimas y de quienes lo ejercen; como también se contempla sancionar a los alumnos agresores y a cualquier integrante de la comunidad escolar, incluyendo los padres de familia, que condesciendan ante esa conducta.

 “Los maestros deben estar tranquilos, la Ley no los responsabiliza del bullying, la Ley los toma en cuenta para, junto con el resto de integrantes de la comunidad escolar, entre los que se encuentran los alumnos y sus padres, detectar y denunciar la violencia y el acoso. Esta Ley busca soluciones, no culpables”, finalizó.