Las religiones


Las religiones primitivas

Antonio Flores Galicia.-

Séptima y última parte

Todas las religiones expuestas tienen textos sagrados y tradiciones que se gestaron y expandieron. El cristianismo de la Edad Media ya no es de la iglesia apostólica, así como el neoconfucianismo es el confucianismo que enseñó su fundador, aunque en ambos casos hay una evidente continuidad.

También, a pesar de que las religiones históricas cubren casi toda la tierra, desde el punto de vista cronológico sólo constituyen la punta del iceberg religioso, dado que su existencia abarca menos de cuatro mil años, mientras que las religiones que las precedieron cubren un período de tres millones.

Durante ese tiempo, la gente vivía su religión de una manera completamente distinta, que debe haber configurado sus sensibilidades de forma importante. Esto es difícil que se acepte, porque luego apelan ellos y el presente. Se les llama religiones primitivas, tribales, porque sus grupos eran casi siempre pequeños, verbales, más costumbristas que científicas, porque desconocían la escritura.

Este tipo de religiones se tienen en Africa, Australia, el sureste asiático, en islas del Pacífico, Siberia, indios del Norte y Sur de América. Su número está en descenso. Son pequeñas comunidades, con asuntos de economía, utilizando su inteligencia sin ayuda externa. Recordemos cómo apareció lo referente a: Querer una fuerza espiritual, luego vieron que había fuerzas sin materia unas buenas y otras malas, luego buscar ayudas con cultos a su manera, búsqueda de un dios del bien que los librara del malo, etc.

Es importante la acción de los científicos griegos en este campo, buscando la verdad vieron que ocupaban un auténtico Dios y le hicieron un monumento al “Dios desconocido”.

Algo de ellas, quitando la idea del siglo XIX de que lo moderno es lo mejor, sabiendo que sí es grande nuestra tecnología, pero las religiones son otra cosa, va hacia el dominio esa tecnología avanzada. Cuánto nos dice la película de los años 50’s: “Dos mil uno”. Es penoso, pero es la realidad, qué desviaciones tan marcadas tenemos entre clero, el laicado, lo sagrado y lo secular. Es un error suponer que las expresiones históricas, más modernas, son más nobles que las primitivas. La verdad, es.

Se me ocurre una pregunta: ¿Son menos perfectos los que bailan con sus tambores y casi desnudos que los que bailan en un lujoso teatro? En un lugar de Africa un nuncio amigo me llevó a una misa, en una región en la que ni hombres ni mujeres vestían ni una cuerdita como las fotos que nos dan en los periódicos y revistas; vivían totalmente desnudos; que el nuncio apostólico anterior les exigía que se turnaran una capa cuando comulgaban; él les quitó eso y les pidió que vivieran como eran. Siempre fue muy inteligente y humanamente equilibrado.

Australia es el único continente que no vivió la experiencia del neolítico, período que en el resto del mundo comenzó al rededor del año 10 mil antes de Cristo y que fue testigo de la invención de la agricultura, de instrumentos de piedra de avanzada tecnología.

Los australianos eran los más cercanos a los seres humanos que originalmente habitaron la tierra, con excepción de una insignificante tribu de Filipinas, cuya autenticidad es cuestionada. Por eso, la religión aborigen es cuestionada.

Hay mucho que se debe estudiar cuando nos referimos a la religión. Cuántas veces no se admite ni preocupa entender la narración de la creación del mundo que nos da la Biblia. Me iba a ir muy mal cuando para mi exposición en un examen público, de Sagrada Escritura, cuestioné la narración del mundo, negué que la narración de la Biblia fuese una narración primera sino tercera. Qué bueno que el obispo Nacho de Alba me defendió y, cosa rara, los antes enemigos me felicitaron y aplaudieron. Así las cosas en el campo de la verdad y la ciencia, en la actuación de los “lambiscones”.

Las religiones primitivas son verbales, porque se desconocía la escritura. Aunque la alfabetización llegó a varios grupos, los líderes no permitían que se difundieran ideas diferentes. Mucho de esto se nos dice en la Biblia, en el Antiguo Testamento y los libros que tratan el tema de las religiones bajo el punto de vista histórico y nos lo exponen. Cuánta faltan hacen estudios científicos de la Biblia, sin estar apegados a lo que se dio de ella o confundir ciencia con fe. Cuántos errores se predican y peores los que se practican.

Otro aspecto importante es su afianzamiento en el lugar o espacio. Muchas religiones históricas están vinculadas, como el judaísmo y el sintoísmo, y se iniciaron al igual que las religiones primitivas. Parecían mirar al pasado, el tiempo era atemporal, un eterno ahora. Los tiempos tribales tenían su propio mundo.

Los pueblos de la tierra se están conociendo mejor. Cuidemos que la sabiduría no se pierda. Tengamos la valentía y el coraje de consultar, quitar y poner. En las tradiciones está la sabiduría de la humanidad, las tradiciones nos llevan al conocimiento. Todos los días el mundo se hace más pequeño, igual el tiempo. En el entendimiento pueden estar la unidad y la paz. No olvidemos lo que dijo Jesús: “No hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran a ti” y Buda: “Aquel que lo desee podrá alcanzar la altura máxima, pero debe estar ansioso por aprender”. Esto te dicen todas las religiones. Tristemente, para muchos, la verdad es solamente lo que dice su religión.