Las propuestas en seguridad pública

Análisis Político | Foto: Especial

Ninguna candidata o candidato a la gubernatura ha desarrollado un plan estatal estratégico bien definido como propuesta de campaña a la ciudadanía para mejorar la seguridad pública en la entidad, a pesar que es la mayor demanda social incumplida y la que más preocupa a la ciudadanía, Colima vive y tiene a la inseguridad pública como el conflicto más grave y preocupante de hoy en día, independientemente del grave problema de la pandemia, inclusive esta enfermedad la agravó disparándose los delitos en robos, narcomenudeo y fraudes, por ello los candidatos especialmente quienes buscan ganar la gubernatura están obligados a ofrecer su propuesta política en la materia porque ya no van a ganar con un bonito lema como se hizo en la anterior elección.

EL CUESTIONADO LEMA “VAS A VIVIR FELIZ, SEGURO” El todavía gobernador José Ignacio Peralta Sánchez logró un bonito lema de campaña en 2015 con la que obtuvo el triunfo ante el panista Jorge Luis Preciado. Nacho Peralta repetía en campaña de manera constante frente los ciudadanos colimenses el sonado “vas vivir feliz, seguro” sin mostrar ningún plan estratégico, sin embargo convenció a la gente pero la realidad fue otra, la violencia en Colima se disparó, el ejecutivo estatal no pudo lograr apoyo del gobierno federal y cometió el error en dejar en manos a la Secretaría de Seguridad Pública en puros recomendados del centro del país, pues ningún Secretario de Seguridad desde que fue creada ha sido colimense, y no tienen el mismo compromiso social.

Hoy la seguridad pública es uno de los problemas más graves que padecen los colimenses, se recrudeció aquí y en el país, en Colima han asesinado prácticamente a tres mil personas durante la administración de Nacho, según el propio Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Pero ¿quién tuvo la culpa de este error, el PRI o Nacho?, el tema es más complejo, que dar nombres, incluyendo al Sistema Nacional de Seguridad, al Gabinete Estatal de Seguridad, al Consejo Estatal Ciudadano de Seguridad Pública, y hasta del Congreso Local que nunca hace nada al respecto, pues nadie dijo nada, todo estaba bien, excepto los que la criticaron; analistas, columnistas y locutores de los medios.

En los últimos treinta años la seguridad pública en México está siendo sujeta a una desorganizada y mala estrategia del gobierno de la república cada seis años, no hay un orden, ni coordinación de la federación con los estados, aseguran los diferentes centros de inteligencia policiales internacionales incluyendo la misma ONU, así lo han precisado en sus conferencias, aseguran que el gobierno federal de México ha sido y es el verdadero culpable porque no ha puesto su real interés por poner orden en los estados a pesar que tiene a mucho personal militar, de marinos y hoy de la Guardia Nacional para resolver rápido una entidad, pero ridículamente son abucheados o correteados por grupos rebeldes.

Así lo han señalado en las conferencias internacionales, hoy en día varios elementos de la misma Guardia Nacional se quejan que cuando los mandan a los estados no tienen ni dónde dormir y menos qué comer, aseguran que si un gobierno estatal pide apoyo de la Guardia Nacional tienen que pagar su hospedaje y alimentación. Las delegaciones federales de la Fiscalía General de la República son las responsables de combatir al crimen organizado en cada estado pero tampoco funcionan por falta de recursos, no tienen unidades vehiculares ni personal suficiente ni armas y la representación de la nueva Guardia Nacional en el caso de Colima pareciera más bien una fi gura decorativa, porque no le asignan recursos, no oficinas propias tienen.

LA DELINCUENCIA ORGANIZADA, ASUNTO FEDERAL.- Conforme a la Constitución de nuestro país le compete al gobierno federal, pero Erna Solberg, siendo primera ministra de Noruega, en una visita a México la prensa le preguntó qué opinaba sobre la seguridad en México, respondiendo; necesitan dedicarle más recursos de la nación a la seguridad pública, dijo, la delincuencia organizada compete al mandatario federal en turno, y no a los gobernadores porque ellos dependen económicamente y políticamente del gobierno federal, México y otros países la han dejado crecer mucho afectando al desarrollo económico y social. Dijo, los mexicanos se culpan unos a otros por la inseguridad por razones de partidos, y los dividen, pero sus tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal, se culpan unos a otros en lugar de organizarse y unirse en los estados, por eso la gente pierde la fe en sus gobiernos y desconfían de todos, un municipio no tiene ni dinero ni para pagar a sus empleados no puede pagar su seguridad. Agregó la ministra, y deben meter a la cárcel a los Fiscales, Jueces Federales o Ministros que se involucren, y hacerlos inamovibles se corrompen, cada año deben evaluarlos, ratificarlos o cambiarlos de sus cargos, discúlpenme si hablé fuerte.

Como podemos apreciar brevemente la inseguridad pública en Colima proviene por un problema complejo federal y del país y que necesariamente un gobernador o gobernadora entrante debe asumir con gran responsabilidad y visión social, tenga o no el apoyo adecuado del gobierno federal, curiosamente tampoco nuestros senadores y diputados federales que por cierto son como seis legisladores federales, no han movido un solo dedo para incrementar los apoyos del gobierno federal en materia de seguridad pública para Colima, y lo que es peor le preguntamos a varios legisladores federales, sobre si sabía el nombre del Comisionado de la Guardia Nacional en Colima, ninguno de ellos lo conoce, ¿Usted lo conoce, nosotros tampoco? Así está la seguridad pública nacional, en un desorden y así ha ocurrido desde hace cerca de 30 años. Por tal motivo los candidatos a gobernadora o gobernador deben diseñar la mejor propuesta en seguridad pública estatal, porque será quizás la base para pensar en darle el voto.