Las mujeres resisten más a las enfermedades


En comparación con las mujeres, los hombres presentan más problemas cardiovasculares y tienen mayor afectación por los virus como el SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, debido a que ambos organismos funcionan de manera distinta, reveló un estudio de la UNAM.

Ha llamado la atención que con COVID pega más en los hombres pues el 60 por ciento va al hospital y el 65 por ciento de los fallecidos son varones; entonces hay una diferencia importante, explicó Rivera López del Centro de Ciencias de la Complejidad.

ELLAS SON MÁS RESILIENTES

Barajas Martínez explicó que entre los principales hallazgos del estudio está que el balance entre robustez y adaptabilidad es diferente en hombres y mujeres, lo cual significa que “ante el ataque de una enfermedad le va más mal a ellos, que a ellas”.

“Esto calza muy bien con el hecho de que las mujeres tienen una mejor esperanza de vida que los hombres, algo que se atribuía a problemas cardiovasculares, pero vemos que no es solo por esto, sino que es una propiedad que se extiende a la fisiología completa del organismo”, detalló el investigador Antonio Barajas Martínez, del doctorado en Ciencias Biomédicas.

En ese sentido, los expertos coincidieron en señalar que fisiológicamente tienen cuerpos diferentes en el aspecto hormonal, porque cada uno está preparado para responder a diferentes sistemas y estímulos.

Hombres y mujeres son muy distintos, pero al envejecer son similares, entonces “cuando se va a dar un tratamiento clínico para atender un problema cardiaco o diabetes, por ejemplo, la dosis y los medicamentos deben considerar si es hombre, mujer, además de su edad. Queremos llamar la atención de que no nos deben medicar igual”, expresó Rivera López.

Esto quiere decir que el sistema fisiológico de las mujeres varía menos en el tiempo, por lo cual ellas son más resilientes (se pueden recuperar más fácilmente de las enfermedades) que los hombres.

Uno de los problemas que tiene la industria farmacológica, añadieron los expertos, es que los estudios se enfocan en varones, ya que es más fácil porque no presentan ciclos menstruales; sin embargo, es necesario hacer las pruebas también en mujeres jóvenes.