Las mastografías pueden salvar vidas


El principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de mama es la edad, de ahí que a mayor edad, la probabilidad de enfermar aumenta. Por tanto, se recomienda que todas las mujeres entre 40 y 69 años acudan a realizarse el examen de mastografía cada dos años para asegurarse que no hay indicios de cáncer o detectar su aparición oportunamente y puedan recibir el tratamiento adecuado y efectivo que les salve la vida, señaló la Secretaría de Salud.

Indicó que la mastografía o mamografía es un estudio radiográfico por el que se obtiene una imagen de los tejidos y glándulas de las mamas, capaz de identificar tumores muy pequeños, antes de que puedan ser palpables o localizables con la exploración clínica.

Al precisar que las mujeres no presentan síntomas que las puedan alertar, dijo que la mastografía no requiere de indicación médica y se realiza cada dos años, sin que haya síntomas o signos de la enfermedad. En este sentido, agregó que la mastografía de diagnóstico se  efectúa por indicación médica cuando la mujer tiene síntomas o signos sospechosos de cáncer, por lo que debe efectuarse lo más pronto posible.

No se aconseja practicar la mastografía en mujeres menores de 40 años  porque las características del tejido mamario no permiten que el estudio sea confiable.