La unión de esfuerzos Perfeccionó a la Banda de Música de gobierno


Carlos Valdez Ramírez

(Segunda y última parte)

Salvador Uribe Magaña, director de la Banda de Música del Gobierno del Estado, afirma que el progreso de la agrupación no se debió solamente a su batuta, pues en él no recae completamente la obra, sino que es la fusión de esfuerzos que logran alcanzar cada meta.

“Esta labor no se puede realizar de manera solitaria, quien sea absoluto, nunca va a lograr nada por sí solo, hay que rodearnos de gente capaz y buena, para que ellos a su vez transmitan algo positivo a sus compañeros”, dijo.

Detalló que en su periodo como director mantuvo dos brazos derechos: el primero de ellos, musicalmente, fue el maestro Efrén Negrete Carrillo, quien armó todas las piezas musicales tanto clásicas como tradicionales, además de todos los programas artísticos.

El otro fue el delegado José Luis García Castillo, quien desde la parte sindical mantuvo un apoyo incondicional, sin violentar los derechos de los compañeros, donde de alguna manera a pesar de saber que tenían obligaciones y muchas veces las dejaron de lado.

Al cuestionarlo sobre quién sería el candidato para ocupar su lugar, comentó que tradicionalmente, desde finales de los años setenta, se mantenía la idea que el sucesor tenía que ser el siguiente en el rango escalafonario. “Desafortunadamente ya no será así, va ser un compañero u otro, pero en mi punto de vista no tendrá los méritos para lograrlo”.

En ese sentido comentó que esta decisión puede romper o mejorar el proyecto trazado de la banda. “No lo sabemos, obviamente no se le dará seguimiento, se bloqueará un esquema de años de trabajo y de esfuerzo, eso lo hace lamentable” agregó.

Por su parte, el maestro Efrén Negrete Carrillo, quien se desempeña en la Banda de Música del Estado como subdirector y arreglista, expresó que cada uno de los integrantes deberá de acoplarse a los nuevos tiempos y a la nueva trinchera, por lo que dijo que en lo personal continuará en la banda como  trombonista, dándole respaldo al nuevo director.

Abundó que seguirá con los planes personales con un proyecto como arreglista por lo que da gracias a Dios tener  juventud, voluntad y sobre todo profesionalismo.

Cabe destacar que la labor de un arreglista es adaptar una melodía a cualquier tipo de agrupación por medio de las partituras de cada instrumento. De este modo se pueden hacer arreglos musicales  tradicionales, clásicos y modernos, luego entregarlos ya sea  a un cuarteto, trío, una banda sinfónica o popular.

Recordó que el compositor jalisciense José Pablo Moncayo, utilizó tres sones veracruzanos para realizar la prestigiosa obra “Huapango de Moncayo”, una pieza auténtica que es considerada como el segundo himno nacional y que además ha sido interpretada por las más famosas sinfónicas de todo el mundo. “Esa es la idea de hacer un arreglo musical, cuando se logra la transformación de la música original sin perder su esencia”.

Sostuvo que todos los arreglos que hay en la banda para las presentaciones que realizaban con artistas, cantantes y bailarines invitados, fueron realizados por Efrén Negrete luego de conseguir la autorización del director. De este modo se montaba el “performance”, donde se le unía una corografía de danza árabe o de baile moderno, se adaptaron canciones pop, de Juan Gabriel, música clásica y humorística.

Para concluir, confesó que en su trayectoria ha tenido varios maestros entre ellos Guadalupe Pinto, de Comala; en el IUBA tuvo muchos consejeros y maestros entre ellos: Miguel Angel Ayala y José Luis Llamas Zamorano.