La Panga


Mayahuel Hurtado.-

ARRANCA esta semana una campaña intensa que consiste en repartir folletos a las jovencitas que son usuarias del servicio de transporte urbano, con la finalidad de instruirlas para que tengan conocimiento de qué hacer con el “repegón”.

Usted se preguntará qué es eso y es muy sencillo, resulta que existen depravados que abordan las unidades y abusando de que en ciertas horas del día van al límite del cupo, aprovechan para repegarse con fines que atentan al pudor de las jovencitas, adolescentes y algunas mujeres de diferentes edades, esos tipos que de manera obscena hacen movimientos raros, como si tuvieran urticaria en sus partes nobles.

Pues ya se puso en marcha la campaña contra dichos repegones que les sugiere a las mujeres que en caso de ser víctimas, griten, hagan escándalo y avisen al chofer para hablar a la policía y recordando que hasta un piropo es delito, pues que estos enfermos se vayan un ratito a la reja con todo y chivas.

También sería bueno que se aplicarán medidas contra otros que a veces traen un volante y al transitar miran a la mujer de manera obscena, en algunos casos hacen señas y gritan palabras con alto contenido sexual y pues aprovechando el combo, también algunos choferes que más tarda una mujer en subir a la unidad, que ellos en escanerla. No se vale, amable lector, que la ley aplique para todos.

CIERRA UNA sucursal más de Casa Vargas. Así es, querido lector, una de las tiendas de ropa que más tradición tiene en el puerto de Manzanillo, cierra otra de sus sucursales, la que está ubicada en el Barrio I de El Valle de las Garzas y no es para menos, porque la crisis que atraviesa el Centro Histórico ya le está pegando a quienes tenían varias sucursales y las rentas están elevadísimas, los gastos de movilidad y pago de nómina, el pago de impuestos y otros gastos, sin duda son las constancias que nos piden reflexionar sobre el tema.

EN VARIOS puntos de Manzanillo es una constante la visible falta de iluminación, pero hoy le hablaré de aquellos lugares que se consideran importantes, el primero es por la avenida Elías Zamora, desde el Complejo hasta la avenida Manzanillo, otro más por avenida Manzanillo junto a la petrolera, seguimos y vamos a carretera a Chandiablo y su camino sinuoso, que aparte de peligroso, carece de iluminación.

Retornemos a la boca de lobo que representa la avenida Paseo de las Garzas, sin olvidar al puente que está en cercanía al asilo de adultos mayores, de ahí a los andadores de Tapeixtles, varios puntos del Sector 6, La Alameda, La Tolva y mejor ya le paro, porque tan sólo de sacar el recuento, ya me da miedo caminar en esas zonas.

SE DEBEN revisar las unidades de transporte público en mal estado, las hay sin defensas, sin ventanas, todas ruidosas, con visibles fallas mecánicas, porque subirse a una unidad en mal estado se convierte en una verdadera aventura, así como usted lo lee, sabe a qué hora se subió, pero nunca sabe el desenlace de esta verdadera experiencia.

Así como son de exigentes con los automovilistas, deberían serlo doblemente para las unidades de transporte público, no cobran un peso o dos y los porteños merecemos unidades dignas y seguras para trasladarnos.

FINALIZO mi columna con una reflexión: “La iglesia católica hace un llamado para crear una ley contra el chapulineo de los políticos”, esos que brincan de un puesto a otro cada tres o seis años, pero dice un sabio dicho que el buen juez por su casa empieza.

Considero, con todo respeto, aplaudirle la sugerencia, pero ellos como representantes de Dios en la Tierra deberían iniciar por su casa, pues también chapulinean cada que se debe hacer y vemos cómo brincan de una iglesia a otra.

Lo digo por aquello de que ya nos vamos acostumbrando a un párroco y la próxima semana es otro diferente, aun así reconozco su labor, les envío abrazos y bendiciones a cada uno de ellos, esperando que haya más sacerdotes para así tener uno de planta.